Información de la revista
Vol. 29. Núm. 1.Febrero 2009
Páginas 1-94
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 29. Núm. 1.Febrero 2009
Páginas 1-94
DOI: 10.3265/Nefrologia.2009.29.1.91.1.en.full.pdf
Acceso a texto completo
Alcalosis metabólica e hipopotasemia inducida en el diagnóstico de hipertensión arterial vasculo-renal.
Metabolic alkalosis and induced hypokalaemia in the diagnosis of renovascular arterial hypertension
Visitas
9496
F.J.. de la Pradaa, A.M.. Pradosb, A.. Tugoresc, A.. Obradorc, M.J.. Pascualc
a Servicio de Nefrolog??a, Hospital Universitario Virgen Macarena, Sevilla, Sevilla, Espa??a,
b Servicio de Medicina Interna, Hospital Universitario Virgen Macarena, Sevilla, Sevilla, Espa??a,
c Servicio de Nefrolog??a, Hospital Universitario Son Dureta, Palma de Mallorca, Palma de Mallorca, Espa??a,
Este artículo ha recibido
9496
Visitas
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Texto completo

Sr. Director:

La solicitud de pruebas diagnósticas fáciles de realizar y de sencilla interpretación es fundamental para el diagnóstico rápido de patologías graves.

Presentamos a un paciente de 61 años de edad ex-fumador, con hipertensión arterial (HTA), diabetes mellitus tipo II, dislipemia, portador de marcapasos por enfermedad del nódulo sinusal, claudicación intermitente y con valvulopatía aórtica, estenosis carotídea y cardiopatía isquémica intervenida. El paciente es remitido a consultas externas para estudio de enfermedad renal crónica con creatinina de 1.56 mg/dl (ClCr por MDRD de 48 ml/min). No antecedentes nefrourológicos de interés. En la exploración física destaca soplo carotídeo derecho, pulsos poplíteos débiles y ausencia de pulsos tibiales y pedios como hallazgos patológicos. En el hemograma aparece anemia normocítica normocrómica (Hb 10.4 mg/dl, VCM 91 fl, HCM 30.6 pg y CHCM 31 gr/dl), y en la bioquímica plasmática potasio 3.7 mEq/l. En la gasometría venosa se detecta alcalemia plasmática (ph 7,461), por alcalosis metabólica (CO3H 29.5 mEq/l), con adecuada compensación respiratoria (pCO2 medida 42.3 mmHg, con PCO2 estimada de 43,85 +/- 2 mmHg). Ecográficamente los riñones presentan aspecto y tamaño normal.

La presencia de enfermedad vascular generalizada, HTA y alcalosis metabólica inadecuada para su nivel de función renal hicieron sospechar la presencia de HTA reno-vascular, solicitándose arteriografía renal, y perfundiéndose 2000 cc en 24 horas de suero salino 0,9% para la prevención de la nefropatía por contraste, provocándose hipopotasemia (2,9 meq/l) si repercusión electrocardiográfica. En la arteriografía se detectaron estenosis de ambas arterias renales (fig. 1), corrigiéndose mediante angioplastia y stent.

La hipertension arterial renovascular es una de las causas más frecuentes de hipertension arterial secundaria, y es importante su diagnóstico precoz al ser un trastorno potencialmente reversible. Su incidencia es inferior al 1% en pacientes con HTA leve,1 pero del 10- 45% en HTA severa o maligna.2 La presencia de HTA, alcalosis metabólica e hipopotasemia debe hacer sospechar un exceso de mineralcorticoides.3 En estos casos, la hipopotasemia aparece solo en un 50%4, pero puede evidenciarse aportando sodio y agua mediante la administración de cloruro sódico oral durante tres días (sodio urinario > 200 mEq/24 horas para verificar una adecuada sobrecarga6) o de 2 litros de suero isotónico durante 4 horas7, controlando la hipertensión arterial y la hipopotasemia si estan presentes, y valorando los riesgos de la sobrecarga de sodio. El aumento del flujo distal y el hiperaldosteronismo multiplicarán la eliminación de potasio5. La eliminación de aldosterona en orina > 14 µg/24 horas6 y la concentración de aldosterona plasmática >10 ng/dl7 confirmaran el diagnóstico. La interpretación correcta de pruebas diagnósticas sencillas como la gasometría venosa en un contexto clínico adecuado, y la provocación de hipopotasemia con el aporte de sodio hecho muy sugestivo de hiperestimulación del sistema renina-angiotensina-aldosterona, son de utilidad en el diagnóstico de pacientes con hipertensión arterial renovascular.

Figura 1.

Figura 2.

Bibliografía
[1]
Lewin, A, Blaufox, MD, Castle, H, et al. Apparent prevalence of curable hypertension in Hypertension Detection and Follow-up Program. Arch Intern Med 1985;145:424. [Pubmed]
[2]
Mann, SJ, Pickering, TG. Detection of renovascular hypertension. State of the art: 1992. Ann Intern Med 1992;117:845.
[3]
Stewart, PM. Mineralocorticoid hypertension. Lancet 1999;353:1341. [Pubmed]
[4]
Mulatero, P, Stowasser, M, Loh, KC, et al. Increased diagnosis of primary aldosteronism, including surgically correctable forms, in centers from five continents. J Clin Endocrinol Metab 2004;89:1045. [Pubmed]
[5]
Young, DB. Quantitative analysis of aldosterone??s role in potassium regulation. Am J Physiol 1988;255:F811. [Pubmed]
[6]
Young, WF Jr. Primary aldosteronism: A common and curable form of hypertension. Cardiol Rev 1999;7:207. [Pubmed]
[7]
Holland OB, Brown H, Kuhnert L, et al. Further evaluation of saline infusion for the diagnosis of primary aldosteronism. Hypertension 1984;6:717. [Pubmed]
Idiomas
Nefrología

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.