Información de la revista
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
1917
Original
Acceso a texto completo
Disponible online el 14 de Enero de 2024
¿Es posible alcanzar el objetivo de catéteres propuesto por las guías? Razones que determinan el uso de catéter en pacientes prevalentes en hemodiálisis
Is it possible to reach the catheter target proposed by the guidelines? Reasons for catheter use in prevalent hemodialysis patients
Visitas
1917
María Dolores Arenasa,
Autor para correspondencia
lola@olemiswebs.com

Autora para correspondencia.
, Ramiro Cazara, Alfredo Cordóna, Ángel Méndeza, Mariano Acuñaa, Karina Furaza, David Hernána, Paula Mansoa, Fabiola Dapenaa, Florentina Rosiquéb, Laura Martínezb, Leonor Andúgarb, María López Picassoc, José Luis Santos-Ascarzaa, Aitana Hernándeza, Emilio González-Parrad, María Luz Sánchez-Tocinoa, Grupo de Trabajo Fundación Renal
a Centros de la Fundación Renal Madrid, Madrid, España
b Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca, Murcia, España
c Hospital Universitario Rey Juan Carlos, Madrid, España
d Hospital Universitario Fundación Jimenez Díaz, Madrid, España
Este artículo ha recibido
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)
Tablas (4)
Tabla 1. Características demográficas y factores asociados al uso de catéteres venosos centrales en pacientes prevalentes
Tabla 2. Factores asociados al uso de catéteres venosos centrales al inicio de HD
Tabla 3. Características demográficas de los diferentes grupos de pacientes prevalentes portadores de CVC
Tabla 4. Factores asociados con las causas de negativa del paciente a la creación de FAV (miedo y preferencias)
Mostrar másMostrar menos
Resumen
Introducción

A pesar de las recomendaciones de las guías clínicas, el porcentaje de catéteres venosos centrales (CVC) sigue estando por encima de los estándares recomendados. Desconocemos si la utilización creciente de catéteres tiene su origen en factores inevitables o evitables y, en este último caso, estaría en nuestra mano modificar estos resultados.

El objetivo de este estudio ha sido analizar las causas que condicionan el uso de CVC en una población prevalente en hemodiálisis (HD) con el fin de identificar aquellos factores modificables sobre los cuales actuar para conseguir los objetivos de las guías.

Métodos

Estudio retrospectivo, descriptivo y observacional en el total de pacientes prevalentes en hemodiálisis crónica pertenecientes a siete centros de hemodiálisis extrahospitalarios de Madrid, Castilla y León y Galicia en un corte transversal realizado en junio 2021 (637 pacientes). Se analizan: edad, sexo, nacionalidad, etiología de la enfermedad renal crónica (ERC), el acceso vascular con el que iniciaron hemodiálisis, el número de fístulas arteriovenosas (FAV) previas fallidas, tiempo desde el inicio de la HD, tiempo desde la colocación del CVC por primera vez, la situación respecto a la cirugía y las causas de ser portador de CVC. En los pacientes cuya causa fue la negativa a realizarse una FAV se preguntó a los pacientes por la causa de la misma mediante interrogatorio dirigido.

Resultados

De los 637 pacientes estudiados, 255 (40%) eran portadores de CVC, 346 portadores de FAV (54,3%) y 36 (5,7%) llevaban una prótesis. De los 255 pacientes portadores de CVC, 20,4% (52 pacientes) estaba pendiente de realización del acceso vascular (FAV/prótesis), 10,2% (26 pacientes) tenían la FAV realizada pero no se podía utilizar y 69,4% (177 pacientes) no se consideraron candidatos a cirugía (por cirugía vascular (16,9%; 43 pacientes), por nefrología (16,5%, 42 pacientes) y por negativa del paciente (36%; 92 pacientes). La causa más frecuente para la negativa a la FAV fue el miedo y las preferencias de los pacientes. Uno de los factores más importantes asociados al uso de CVC en pacientes prevalentes fue haber iniciado hemodiálisis mediante un CVC. El mayor uso de CVC al inicio de HD se asoció significativamente con tener más de una FAV realizada, o iniciar HD de manera urgente y no haber sido seguido y evaluado en la consulta de ERCA.

Conclusiones

Existe un elevado porcentaje de pacientes con CVC por causas modificables que hace necesaria la evaluación sistemática del proceso de creación de FAV para potenciar la planificación, creación y mantenimiento del acceso vascular desde la consulta de ERCA, y alcanzar el objetivo de las guías.

Palabras clave:
Acceso vascular
Hemodiálisis
Catéter venoso central
Negativa a fístula arteriovenosa
Abstract
Introduction

Despite the recommendations of the clinical guidelines, the percentage of central venous catheters (CVC) continues to be above the recommended standards. We do not know whether the increasing use of catheters is due to unavoidable or avoidable factors and, in the latter case, it would be in our power to modify these results.

The aim of this study was to analyze the causes that condition the use of CVC in a prevalent hemodialysis (HD) population in order to identify those modifiable factors on which to act in order to achieve the objectives of the guidelines.

Methods

Retrospective, descriptive and observational study in all prevalent patients on chronic hemodialysis belonging to seven hemodialysis centers in Madrid, Castilla y León and Galicia in a cross-sectional study carried out in June 2021 (637 patients). The following were analyzed: age, sex, nationality, etiology of CKD, the vascular access with which they started hemodialysis, the number of previous failed arteriovenous fistulas (AVF), time since the start of HD, time since the placement of the CVC for the first time, the situation with respect to surgery and the causes of being a CVC carrier. In patients whose cause was refusal to undergo AVF, patients were asked about the cause of the refusal by directed questioning.

Results

Of the 637 patients studied, 255 (40%) had a CVC, 346 had an AVF (54.3%) and 36 (5.7%) had a prosthesis. Of the 255 patients with CVC, 20.4% (52 patients) were awaiting vascular access (AVF/prosthesis), 10.2% (26 patients) had an AVF but could not be used and 69.4% (177 patients) were not considered candidates for surgery (due to vascular surgery (16.9%; 43 patients), nephrology (16.5%, 42 patients) and patient refusal (36%; 92 patients). The most frequent cause for refusal of AVF was fear and patient preference. One of the most important factors associated with CVC use in prevalent patients was having started hemodialysis with a CVC. The greatest use of CVC at the start of HD was significantly associated with having more than one AVF performed or starting HD urgently and not having been followed up and evaluated in the ACKD consultation.

Conclusions

There is a high percentage of patients with a central venous catheter due to modifiable causes, which makes it necessary to systematically evaluate the process of creating AVF in order to enhance the planning, creation and maintenance of vascular access from the ACKD clinic, and to achieve the objective of the guidelines.

Keywords:
Vascular access
Hemodialysis
Central venous catheter
Arteriovenous fistula refusal
Texto completo
Introducción

El incremento del porcentaje de catéteres venosos centrales (CVC) para hemodiálisis (HD) a lo largo de los años no es algo nuevo1, y esta realidad se reproduce en numerosos centros, comunidades y países2-4.

Desde la década de 1990, las guías clínicas han fomentado la colocación de una fístula arteriovenosa (FAV) siempre que sea posible en pacientes en HD5. Las guías españolas del acceso vascular (AV) para HD publicadas en 2017 establecen un estándar < 20% para CVC y > 75% en FAV de pacientes prevalentes6, mientras que las últimas guías Kidney Disease Outcomes Quality Initiative (KDOQI) de AV de 20197, aunque plantean un enfoque centrado en el paciente y en la necesidad de brindar atención más individualizada que incorpore los objetivos y las preferencias del paciente con una adecuada información de las complicaciones asociadas a cada preferencia, al mismo tiempo mantiene las mejores prácticas de calidad y seguridad, teniendo en cuenta las características de cada paciente8-10, en tanto siguen defendiendo el objetivo de menos de 10% de CVC para pacientes prevalentes en HD.

Esto se basa en la mejor supervivencia, menor coste económico y menor número de complicaciones en pacientes portadores de FAV frente a CVC11. A pesar de la amplia aceptación de la FAV como AV de elección, un cuerpo de literatura emergente plantea que la mejor supervivencia del paciente portador de FAV puede deberse a un mejor estado de salud previo12,13.

A pesar de los esfuerzos y de las recomendaciones, la cumplimentación de estos objetivos queda por detrás de las expectativas y los datos muestran que el AV sigue siendo una asignatura pendiente14.

Así, ante esta situación nos planteamos analizar si la utilización creciente de catéteres tiene su origen en factores evitables, como una planificación inadecuada o nuevas preferencias del médico o del paciente o en factores inevitables, como un cambio en las características de la población en hemodiálisis, cada vez más añosa y comórbida y nos preguntamos si los estándares propuestos por las guías son alcanzables o están fuera de nuestra área de control.

El objetivo de este estudio ha sido analizar y reflexionar sobre las causas que condicionan el uso de CVC en una población prevalente en hemodiálisis con el fin de identificar aquellos factores modificables sobre los que actuar para conseguir los objetivos de las guías.

Material y métodosDiseño de estudio

Estudio retrospectivo, descriptivo y observacional en el total de pacientes prevalentes en hemodiálisis crónica pertenecientes a siete centros de hemodiálisis extrahospitalarios de las comunidades de Madrid, Castilla y León y Galicia en un corte transversal realizado en junio 2021. La población de estudio la forman los 637 pacientes en hemodiálisis con fecha de 30 de junio de 2021. Los pacientes eran remitidos desde el hospital de referencia al centro de hemodiálisis extrahospitalario –tanto la creación del primer acceso como los sucesivos dependían del servicio de cirugía del hospital de referencia–. Si un paciente llegaba al centro con CVC se evaluaba la situación y se remitía al Servicio de Cirugía Vascular del hospital de referencia, bien directamente o a través del Servicio de Nefrología.

En todos los centros existía un protocolo común de seguimiento y vigilancia del AV con métodos de primera generación diariamente y de segunda generación trimestralmente mediante métodos de cribado dilucionales para calcular la medición periódica del flujo sanguíneo (QA) de la FAV y la ecografía Doppler.

Variables

Se recogieron las siguientes variables: edad, sexo, nacionalidad, centro de diálisis, comunidad autónoma, etiología de la enfermedad renal crónica (ERC), tasa de trombosis de FAV y prótesis, el AV con el que iniciaron HD, el número de FAV previas fallidas, tiempo desde el inicio de la HD, tiempo desde la colocación del CVC por primera vez, la situación respecto a la cirugía y las causas de ser portador de CVC. En los pacientes cuya causa fue la negativa a realizarse una FAV se preguntó a los pacientes por la causa de la misma mediante interrogatorio dirigido.

Análisis estadístico

Para el análisis estadístico se utilizó la prueba χ2 de Pearson para variables categóricas, prueba t de Student (paramétrica) o prueba U de Mann-Whitney (no paramétrica) para variables continuas, o ANOVA de una vía para comparaciones múltiples. La normalidad de la distribución se evaluó mediante la prueba de Kolmogorov-Smirnov. Las variables continuas se informaron como media (desviación estándar) o mediana (rango intercuartílico), según correspondiera. Las variables categóricas se informaron como números (porcentaje). Se estudió la correlación mediante el coeficiente de correlación de Pearson. Todos los valores de p fueron de dos caras. La significación estadística se fijó en p < 0,05.

Resultados

De los 637 pacientes estudiados, 255 (40%) eran portadores de CVC, 346 portadores de FAV (54,3%) y 36 (5,7%) llevaban una prótesis. La edad media era de 66,4±15,4 años, 65% eran varones y 10% eran de otras nacionalidades distintas a la española. La etiología de la ERC fue de 27,5% nefropatía diabética, 23,1% no filiada, 15,2% glomerular, 8% nefropatía tubulointersticial, 5,7% poliquistosis renal, 11% vascular y 9,4% otros

Factores asociados al uso de CVC en prevalentes

Las características demográficas y los factores asociados al uso de CVC en pacientes prevalentes se muestran en la tabla 1. Los factores asociados al uso de CVC en pacientes prevalentes fueron la presencia de diabetes mellitus y haber iniciado hemodiálisis mediante un CVC (83,9% de los pacientes prevalentes portadores de CVC vs. 40,8% de los pacientes prevalentes portadores de FAV/prótesis [p<0,001]). No hubo diferencias significativas en cuanto a edad, sexo, nacionalidad, ni tiempo en hemodiálisis entre los pacientes prevalentes portadores de CVC.

Tabla 1.

Características demográficas y factores asociados al uso de catéteres venosos centrales en pacientes prevalentes

  CVCn = 255  FAV/prótesisn = 382  Totaln = 637 
Edad media (SD) (años)  68,1 (15,8)  65,2 (15,0)  66,4 (15,4)  0,273 
Sexo        0,177 
Hombre  159 (62,4%)  258 (67,5%)  417   
Mujer  96 (37,6%)  124 (32,5%)  220   
Nacionalidad        0,398 
Español  231 (90,9%)  335 (88,9%)  566   
No español  23 (9,1%)  42 (11,1%)  65   
Tiempo medio en HD (meses)  42,5 56,9 71,4  59,9 72,4 84,8  56,8 66,2 75,7  0,476 
Mediana (IC 95%)         
Diabetes mellitus        0,012 
Sí  84 (37%)  91 (23,8%)  175   
No  171 (67,1%)  291 (76,2%)  462   
CVC al inicio de HD         
Sí  214 (83,9%)  156 (40,8%)  370  < 0,001 
No  41 (16,1%)  226 (59,2%)  267   
FAV previa         
Sí  118 (46,3%)  141 (36,9%)  259  0,018 
No  137 (53,7%)  241 (63,1%)  378   
Comunidad autónoma         
Madrid  148 (43,5%)  192 (56,5%)  340  0,078 
Castilla León  12 (27,9%)  31 (72,1%)  43   
Galicia  95 (37,4%)  159 (62,6%)  254   

CVC: catéter venoso central; SD: desviación estándar; HD: hemodiálisis; FAV: fístula arteriovenosa; IC 95%: intervalo de confianza de 95%.

Se colocan en redondas las cifras del IC y en negrita la mediana.

No existían diferencias significativas según comunidades autónomas (tabla 1), pero sí en relación con el hospital de referencia y centro (p = 0,004) (fig. 1). El promedio de trombosis de fístulas autólogas fue 0,04 y el de prótesis 0,22 en los centros. No se encontraron diferencias significativas en la tasa de trombosis ni por centros ni por comunidades autónomas (p = 0,076).

Figura 1.

Porcentaje de pacientes prevalentes e incidentes con catéteres venosos centrales (CVC) por centros (p = 0,004).

(0,12MB).

Existía una correlación positiva entre iniciar HD con CVC y el mantener el CVC posteriormente (r: 0,41; p<0,001).

Factores asociados al uso de CVC al inicio de hemodiálisis

El inicio de HD a través de CVC se asoció significativamente con iniciar HD de manera urgente y no haber sido seguido y evaluado en la consulta de ERCA (tabla 2). No hubo diferencias estadísticamente significativas en el uso de CVC entre los pacientes de ERCA que llevaban más de seis meses (149/450; 33,1%) y los que llevaban menos de seis meses (12/25; 48%); p = 0,303. Los pacientes procedentes de trasplante u orientados a trasplante de vivo tenían más riesgo de iniciar HD con CVC.

Tabla 2.

Factores asociados al uso de catéteres venosos centrales al inicio de HD

  CVC al inicio de HDn = 370  FAV/prótesisal inicio de HDn = 267  Totaln = 637 
Edad media (SD) (años)  66,0 (16,1)  66,8 (14,4)  66,4 (15,4)  0,046 
Sexo         
Hombre  231 (62,4%)  186 (69,7%)  417  0,058 
Mujer  139 (37,6%)  81 (30,3%)  220   
Diabetes mellitus        < 0,011 
Sí  121 (32,7%)  54 (20,2%)  175   
No  249 (67,3%)  213 (79,8%)  462   
Nacionalidad        0,731 
Española  327 (89,3%)  239 (90,2%)  566   
No española  39 (10,7%)  26 (9,8%)  65   
Comunidad autónoma        0,861 
Madrid  197 (58,5%)  140 (41,5%)  337   
Castilla y León  26 (60,5%)  17 (39,5%)  43   
Galicia  142 (56,3%)  110 (43,6%)  252   
FAV previa         
Sí  151 (40,8%)  108 (40,4%)  259  0,927 
No  219 (59,2%)  159 (59,6%)  378   
Procede de ERCA        < 0,001 
Sí  247 (66,8%)  228 (85,4%)  475   
No  123 (33,2%)  39 (14,6%)  162   
Inicio de HD        < 0,001 
Urgente  165 (44,6%)  35 (13,1%)  200   
Programado  202 (55,4%)  235 (86,9%)  437   
Procede de DP        0,264 
Sí  21 (5,7%)  10 (3,7%)  31   
No  349 (94,3%)  257 (96,3%)  606   
Procede de trasplante        < 0,001 
Sí  25 (6,8%)  45 (16,9%)  70   
No  345 (93,2%)  222 (83,1%)  567   
Orientado a trasplante de vivo        0,026 
Sí  10 (2,7%)  1 (0,4%)  11   
No  357 (97,3%)  269 (99,6%)  626   

CVC: catéter venoso central; DP: diálisis peritoneal; SD: desviación estándar; HD: hemodiálisis; FAV: fístula arteriovenosa; ERCA: enfermedad renal crónica avanzada.

Situación de los pacientes prevalentes portadores de catéter en el momento del estudio

En la figura 2 se muestra el flujo de pacientes y los motivos por los que los pacientes son portadores de CVC en el momento del estudio.

Figura 2.

Motivos por los que los pacientes son portadores de catéteres venosos centrales (CVC)

AV: acceso vascular; FAV: fístula arteriovenosa; pac: pacientes.

  • a)

    Pendiente de cirugía por otros motivos que incluyen imposibilidad de realizar cirugía del AV por ingresos, otras cirugías, etc.

  • b)

    AV no funcionante que incluye: fallo primario (9 pac-3,5%) o trombosis reciente (2 pac-0,78%).

  • c)

    FAV no puncionable que incluye: en proceso de maduración (8 pac-3,13%); FAV húmero-basílica no puncionable pendiente de superficialización (5 pac-1,96%); fractura del brazo de la FAV que impide su uso (2 pac-0,78%).

  • d)

    Desestimado por cirugía vascular que incluye: falta de lecho vascular (25 pac -9,8%), cierre de FAV por isquemia (4 pac-1,56%), múltiples trombosis previas (14 pac-5,49%).

  • e)

    Desestimado por nefrología que incluye: edad y/o comorbilidad (36 pac-14,1%), descanso de diálisis peritoneal (3 pac-1,17%), posible recuperación de función renal (1 pac-0,39%), orientación a trasplante de vivo (2 pac-0,78%).

  • f)

    Miedo a la realización de la FAV que incluye: miedo a cirugía y punciones por malas experiencias previas (31 pac-12,1%) y miedo a cirugía y punciones sin cirugías previas (27 pac-10,5%).

  • g)

    Preferencia por el catéter que incluye: estética, comodidad (34 pac-13,3%).

(0,48MB).

En la tabla 3 se muestran las características demográficas de los diferentes grupos de pacientes prevalentes portadores de CVC.

Tabla 3.

Características demográficas de los diferentes grupos de pacientes prevalentes portadores de CVC

  Candidato a cirugía, pendiente de su realizaciónn = 52 (20,4%)  Candidatos a cirugía con FAV realizada pero no puncionablen = 26 (10,2%)  No considerados candidatos a cirugía177 pacientes (69,4%) 
Edad media (SD) (años)  63,7 (16,2)  65,1 (15,5)  69,8 (15,4)  0,031 
Sexo         
Hombre  28 (54,9%)  19 (70,4%)  111 (62,7%)  0,381 
Mujer  23 (45,1%)  8 (29,6%)  66 (37,3%)   
N.° de FAV previas  0,35 (0,5)  1,15 (0,9)  0,76 (1)  0,001 
CVC al inicio de HD  48 (94,1%)  23 (85,2%)  141 (79,7%)  0,05 

CVC: catéter venoso central; SD: desviación estándar; HD: hemodiálisis; FAV: fístula arteriovenosa

Negativas de fístula arteriovenosa

De los 255 pacientes en HD portadores de CVC, 92 (36%) se negaron a realizarse una FAV. Se pueden identificar dos poblaciones: aquellos que tenían miedo a realizarse una FAV bien por las punciones o la cirugía, y aquellos que preferían el CVC ante la FAV por estética o comodidad. La causa más frecuente de miedo se debía a complicaciones previas. En la tabla 4 se muestran las diferencias existentes entre aquellos pacientes que se negaban por miedo y los que se negaban por preferencias. Los pacientes que preferían el CVC eran más jóvenes y 94% había iniciado HD con CVC.

Tabla 4.

Factores asociados con las causas de negativa del paciente a la creación de FAV (miedo y preferencias)

  Preferenciasn = 34  Miedon = 58 
Edad (años)  60,7 (20,5)  71,6 (11,8)  0,002 
Sexo (%)      0,104 
Hombre n = 55  24 (70,6%)  31 (53,4%)   
Mujer n = 37  10 (29,4%)  27 (46,5%)   
Tiempo medio de permanencia del CVC (SD) (meses)  19,4 (13,1)  24 (15,9)  0,161 
Tiempo medio en HD (SD) (meses)  44,9 (79,5)  77,1 (105,7)  0,202 
Número de FAV previas. media (SD)  0,17 (0,45)  1,1 (1,05)  < 0,001 
Pacientes con CVC al inicio de HD (%)  32 (94,1%)  40 (69%)  0,005 

CVC: catéter venoso central; DE: desviación estándar; HD: hemodiálisis; FAV: fístula arteriovenosa.

Discusión

El principal hallazgo de este estudio es que, a pesar de las recomendaciones de las guías de práctica clínica6,7, el porcentaje de CVC en las unidades de HD sigue siendo elevado (en nuestro estudio 20% por encima de lo recomendado según las guías [< 25%]), lo que va en consonancia con otras publicaciones similares1–4.

La variabilidad existente entre países y centros2–4, como se muestra también en este estudio, nos plantea la siguiente disyuntiva: ¿existen factores modificables sobre los que podamos intervenir para alcanzar los objetivos propuestos por las guías? O, por el contrario, en la actualidad, y con los nuevos criterios de individualización y la incorporación del paciente de manera activa en la toma de decisiones sobre el AV15, debemos asumir que no es posible la consecución de los objetivos planteados. ¿Podríamos revertir la situación cambiando actuaciones o mejorando procesos? O, por el contrario, ¿deberíamos cambiar estándares y adecuarlos a la realidad?

Diferentes factores pueden estar contribuyendo a la elevada prevalencia de CVC en las unidades: unos dependientes del propio paciente16, otros del equipo quirúrgico17 y otros de factores organizativos e, incluso, factores sobrevenidos en los últimos años como la influencia de la pandemia por COVID en la creación del AV18. Analizar estos factores de una manera reflexiva puede orientarnos hacia qué medidas que podemos implementar para mejorar los resultados del AV, actuando sobre aquellos factores modificables.

En este estudio, factores inevitables dependientes del paciente como la edad, el sexo o la nacionalidad no española no influyeron a nivel general en el mayor uso de CVC en prevalentes y al inicio de HD, aunque el grupo de pacientes que fue desestimado para cirugía tenía una edad superior al resto. La edad por sí sola no es considerada una contraindicación para la realización de FAV, pero es un tema complejo que genera controversias y requiere un equilibrio entre las preferencias del paciente, la probabilidad de que el AV funcione, y las posibles complicaciones en el contexto de la limitada supervivencia del paciente19,20. Aunque puede estar poniendo de manifiesto la dificultad real de realizar una FAV en una población cada vez más envejecida, con más comorbilidad y peor árbol vascular, también está sujeta a subjetividad, tanto del nefrólogo como del cirujano vascular. De hecho, la experiencia e implicación del cirujano vascular no solo influye en los resultados de los AV, sino también en la decisión de desestimar a un paciente para FAV o, incluso, en la negativa del paciente a realizarse una FAV y es un factor modificable21,22. Hay estudios que demuestran la importancia de una mayor formación y educación continua en el AV a residentes, nefrólogos y cirujanos vasculares puede evitar la negativa por parte del paciente a realizar una FAV23-25.

La organización es un factor modificable y al alcance de todos. Se ha demostrado que los diferentes modelos de gestión del AV y la relación entre cirugía vascular y nefrología tiene una enorme influencia en los resultados del AV26. En este estudio, hasta 30% de pacientes, a pesar de ser considerados candidatos a FAV/prótesis, se dializaban a través de un CVC. Dos tercios de ellos eran pacientes que todavía estaban pendientes de cirugía y se encontraban en diferentes momentos del proceso (fig. 1), lo que muestra la necesidad de mejorar la planificación del AV. Además del filtrado glomerular y su progresión6,26, hay que considerar otros factores a la hora de decidir el momento de remisión de un paciente para la creación de una AV, por ejemplo, los tiempos de espera del servicio de cirugía vascular o las características del paciente y su entorno27. La decisión debe individualizarse y se debería derivar a cirugía de manera temprana a pacientes en los que exista riesgo de una maduración más lenta o complicaciones (mujeres, edad avanzada, diabetes mellitus, arteriopatía periférica, tabaquismo u obesidad)28,29, aquellos que van a requerir técnicas más complejas (superficialización)30, los portadores de comorbilidades que supongan riesgo de descenso rápido del filtrado glomerular y pueda derivar de una entrada urgente en HD31 o pacientes en los que por su situación social o familiar tengan riesgo de pérdida de seguimiento en consulta32.

Otro factor evitable que muestra este estudio es el hecho de que la utilización de CVC al inicio de HD se asocia al inicio urgente de HD y no haber tenido seguimiento en la consulta de enfermedad renal crónica avanzada (ERCA)33. Todavía queda un importante reto de detección precoz de la ERC entre la población, de difusión del conocimiento en atención primaria y otras especialidades para que se deriven estos pacientes de manera temprana a nefrología34.

Es de destacar el elevado porcentaje de pacientes hallado en este estudio que se niega a realizarse una FAV (36%), siendo el miedo y las preferencias las causas más importantes. Este miedo se asocia con las elevadas tasas de prevalencia de ansiedad y depresión que afectan a los pacientes en diálisis y que influirán en sus preferencias35. En un estudio a nivel nacional, donde se analizaron las causas más frecuentes de inquietud ante una operación quirúrgica, las causas más importantes fueron: el miedo a lo desconocido, las posibles complicaciones, la afectación a la calidad de vida o el control del dolor36. La comunidad científica considera la FAV como el AV óptimo basándose en su menor tasa de infección, morbimortalidad y costes, sin embargo, los pacientes priorizan la influencia del AV en su calidad de vida y perspectivas futuras37,38. La asociación entre miedo y número de intentos de FAV previos sugiere la necesidad de disminuir experiencias negativas en los pacientes. Es importante la elección del mejor AV y unas manos expertas tanto de cirujanos como enfermería. En la negativa a la creación de una FAV se ha descrito una importante asociación entre la preferencia por un CVC y el hecho de ser o haber sido en algún momento portador del mismo, como también se muestra en este estudio39,40, por lo que otro aspecto modificable para minimizar las negativas es evitar que los pacientes inicien hemodiálisis con un CVC. La elección del AV junto al del tratamiento renal sustitutivo es un proceso que necesita información y tiempo en las consultas de ERCA41. Debemos ser capaces de identificar las barreras que impiden que esta información se haga de forma adecuada y adaptada a cada paciente, basándonos en técnicas específicas de comunicación en situaciones de crisis de salud42.

Por último, la vigilancia adecuada del AV mediante métodos de primera y segunda generación permiten detectar precozmente la estenosis y prevenir la trombosis, y es un factor modificable que puede influir en la tasa de CVC. En este estudio las tasas de trombosis, tanto de FAV como de prótesis, fueron bajas e inferiores a los valores recomendados por las guías del Grupo Español Multidisciplinar del Acceso Vascular (GEMAV)6.

Dentro de las limitaciones de este estudio cabe destacar su carácter retrospectivo y, al tratarse de datos recogidos a la llegada al centro periférico, existe la dificultad de profundizar en datos relativos al proceder dentro de la consulta de ERCA o la consulta de trasplante (filtrado glomerular [FG] al momento del envío, persona que informa y con la que decide el AV, etc.). Sin embargo, este estudio tiene como fortalezas: mostrar resultados de una amplia muestra de pacientes, de diferentes centros, hospitales y comunidades autónomas, lo que ofrece una visión más global que si se trata de un solo centro y permite hacer una reflexión sobre acciones futuras de mejora en relación con el AV.

En conclusión, todavía existen causas modificables que influyen en el elevado porcentaje de pacientes con CVC, lo que hace necesaria una evaluación sistemática para identificar las barreras que dificultan el proceso de creación de FAV. Se necesitan estrategias para potenciar la planificación, creación y mantenimiento del AV desde la consulta de ERCA, con el principal objetivo de que la mayoría de los pacientes puedan realizar HD con el mejor AV posible tras una valoración individualizada por el equipo multidisciplinar, para asegurar que los resultados no son fruto de una mala organización, gestión, variabilidad de criterios o experiencia de los profesionales responsables del AV.

Financiación

Este trabajo no ha recibido ningún tipo de financiación.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
T. Malek, F. Alvarez-Ude, M.T. Gil, A. Moledous, M. López-Collado, C. Núñez, et al.
Cambios en el acceso vascular en una unidad de diálisis en los últimos años: problemas de planificación, cambio de preferencias o cambio demográfico? [Changes in vascular access in a dialysis unit in recent years: planning problems, change in preferences, or demographic change?].
Nefrologia., 28 (2008), pp. 531-538
[2]
R.L. Pisoni, L. Zepel, F.K. Port, B.M. Robinson.
Trends in US Vascular Access Use, Patient Preferences, and Related Practices: An Update From the US DOPPS Practice Monitor With International Comparisons.
Am J Kidney Dis., 65 (2015), pp. 905-915
[3]
R.L. Pisoni, L. Zepel, R. Fluck, C.E. Lok, H. Kawanishi, G. Süleymanlar, et al.
International Differences in the Location and Use of Arteriovenous Accesses Created for Hemodialysis: Results From the Dialysis Outcomes and Practice Patterns Study (DOPPS).
Am J Kidney Dis., 71 (2018), pp. 469-478
[4]
E. Gruss, J. Portolés, P. Caro, J.L. Merino, P. López-Sánchez, A. Tato, et al.
Grupo de Estudio del Acceso Vascular (AVE). Los modelos de atención al acceso vascular condicionan resultados heterogéneos en los centros de una misma comunidad [Vascular access models cause heterogeneous results in the centres of one community].
Nefrologia., 30 (2010), pp. 310-316
[5]
S. Schwab, A. Besarab, G. Beathard, D. Bouwer, E. Etheredge, M. Hartigan, et al.
National kidney foundation DOQI clinical practice guidelines for hemodialysis vascular access Working group.
Am J Kidney Dis., 30 (1997), pp. S154-S196
[6]
J. Ibeas, R. Roca-Tey, J. Vallespín, T. Moreno, G. Moñux, A. Martí-Monrós.
Spanish Clinical Guidelines on Vascular Access for Haemodialysis.
Nefrologia., 37 (2017), pp. 1-191
[7]
C.E. Lok, L. Moist.
KDOQI 2019 Vascular Access Guidelines: What Is New?.
Adv Chronic Kidney Dis., 27 (2020), pp. 171-176
[8]
A. Al-Balas, T. Lee, C.J. Young, J.A. Kepes, J. Barker-Finkel, M. Allon.
The Clinical and Economic Effect of Vascular Access Selection in Patients Initiating Hemodialysis with a Catheter.
J Am Soc Nephrol., 28 (2017), pp. 3679-3687
[9]
C.T. Chan, P.J. Blankestijn, L.M. Dember, M. Gallieni, D.C.H. Harris, C.E. Lok, et al.
Conference Participants. Dialysis initiation, modality choice, access, and prescription: conclusions from a Kidney Disease: Improving Global Outcomes (KDIGO) Controversies Conference.
Kidney Int., 96 (2019), pp. 37-47
[10]
S.N. Van der Veer, P. Ravani, L. Coentrão, R. Fluck, W. Kleophas, L. Labriola, et al.
Barriers to adopting a fistula-first policy in Europe: an international survey among national experts.
J Vasc Access., 16 (2015), pp. 113-119
[11]
C. Combe, J. Mann, D. Goldsmith, F. Dellanna, P. Zaoui, G. London, et al.
Potential life-years gained over a 5-year period by correcting DOPPS-identified modifiable practices in haemodialysis: results from the European MONITOR-CKD5 study.
BMC Nephrol., 20 (2019), pp. 81
[12]
R.S. Brown, B.K. Patibandla, A.S. Goldfarb-Rumyantzev.
The Survival Benefit of “Fistula First, Catheter Last” in Hemodialysis Is Primarily Due to Patient Factors.
J Am Soc Nephrol., 28 (2017), pp. 645-652
[13]
R.R. Quinn, M.J. Oliver, D. Devoe, K. Poinen, R. Kabani, F. Kamar, et al.
The Effect of Predialysis Fistula Attempt on Risk of All-Cause and Access-Related Death.
J Am Soc Nephrol., 28 (2017), pp. 613-620
[14]
R. Roca Tey.
El acceso vascular para hemodiálisis: la asignatura pendiente [Vascular access for haemodialysis: an unresolved issue].
[15]
A.K. Viecelli, C.E. Lok.
Hemodialysis vascular access in the elderly-getting it right.
Kidney Int., 95 (2019), pp. 38-49
[16]
B. Lyu, M.R. Chan, A.S. Yevzlin, B.C. Astor.
Catheter Dependence After Arteriovenous Fistula or Graft Placement Among Elderly Patients on Hemodialysis.
Am J Kidney Dis., 78 (2021), pp. 399-408
[17]
T.P. Copeland, P.F. Lawrence, K. Woo.
Surgeon Factors Have a Larger Effect on Vascular Access Type and Outcomes than Patient Factors.
J Surg Res., 265 (2021), pp. 33-41
[18]
M.D. Arenas Jimenez, A. Méndez, K. Furaz, A. Botella, D. Yetman, R. Cazar, et al.
Renal Foundation's Iñigo Álvarez de Toledo work team. Impact of the COVID pandemic on vascular access creation for haemodialysis in 16 Spanish haemodialysis centres.
Clin Kidney J., 15 (2022), pp. 1340-1347
[19]
T. Lee, M. Thamer, Q. Zhang, Y. Zhang, M. Allon.
Vascular Access Type and Clinical Outcomes among Elderly Patients on Hemodialysis.
Clin J Am Soc Nephrol., 12 (2017), pp. 1823-1830
[20]
T. Yan, J. Gameiro, J. Grilo, R. Filipe, E. Rocha.
Hemodialysis vascular access in elderly patients: A comprehensive review.
[21]
A.N. Sidawy, L.M. Spergel, A. Besarab, M. Allon, W.C. Jennings, F.T. Padberg Jr., et al.
Society for Vascular Surgery. The Society for Vascular Surgery: clinical practice guidelines for the surgical placement and maintenance of arteriovenous hemodialysis access.
J Vasc Surg., 48 (2008), pp. 2S-25S
[22]
R. Saran, S.J. Elder, D.A. Goodkin, T. Akiba, J. Ethier, H.C. Rayner, et al.
Enhanced training in vascular access creation predicts arteriovenous fistula placement and patency in hemodialysis patients: results from the Dialysis Outcomes and Practice Patterns Study.
Ann Surg., 247 (2008), pp. 885-891
[23]
B. Fila, J. Ibeas, R.R. Tey, V. Lovčić, L. Zibar.
Arteriovenous fistula for haemodialysis: The role of surgical experience and vascular access education.
Nefrologia., 36 (2016), pp. 89-94
[24]
I. Davidson, B. Dolmatch, M. Gallieni, P. Ho, K. Kraines, N.C. Liew, et al.
Training in dialysis access - charting future success.
J Vasc Access., 17 (2016), pp. S47-S52
[25]
S. Waheed, L. Maursetter, A. Yevzlin.
Dialysis access procedure training for the nephrologist.
Semin Dial., 31 (2018), pp. 149-153
[26]
E. Gruss, J. Portolés, P. Caro, J.L. Merino, P. López Sánchez, A. Tato, et al.
Los modelos de atención al acceso vascular condicionan resultados heterogéneos en los centros de una misma comunidad.
[27]
S.M. Shechter, M.R. Skandari, N. Zalunardo.
Timing of arteriovenous fistula creation in patients With CKD: a decision analysis.
Am J Kidney Dis., 63 (2014), pp. 95-103
[28]
S.M. Chan, G. Weininger, J. Langford, D. Jane-Wit, A. Dardik.
Sex Differences in Inflammation During Venous Remodeling of Arteriovenous Fistulae.
Front Cardiovasc Med., 8 (2021), pp. 715114
[29]
I. Tapia González, V. Esteve Simó, S. Ibañez, F. Moreno Guzman, M. Fulquet Nicolás, V. Duarte Gallego, et al.
Elderly patients, isometric exercise, and native vascular access maturation: An unsolved question?.
Hemodial Int., 25 (2021), pp. 154-163
[30]
M. Nanami, K. Suemitsu, Y. Nagasawa, Y. Hasuike, T. Kuragano, T. Nakanishi.
Current Topics in Vascular Access: Superficialization of Arteriovenous Fistula.
Contrib Nephrol., 198 (2019), pp. 1-11
[31]
E.Y. Chung, D. Knagge, S. Cheung, J. Sun, L. Heath, H. McColl, et al.
Factors associated with functional arteriovenous fistula at hemodialysis start and arteriovenous fistula non-use in a single-center cohort.
J Vasc Access., 23 (2022), pp. 558-566
[32]
S.E. Liebman, E.Y. Chang.
An analysis of central venous catheter-based hemodialysis starts.
Clin Nephrol., 92 (2019), pp. 9-14
[33]
N. Khatri, K. Nasir, M. Dhrolia, R. Qureshi, A. Ahmad.
Delay in Permanent Vascular Access Formation and Referral to a Nephrologist in Incident Hemodialysis Patients: A Single Center Experience.
Cureus., 13 (2021), pp. e20728
[34]
T.K. Chen, D.H. Knicely, M.E. Grams.
Chronic Kidney Disease Diagnosis and Management: A Review.
JAMA., 322 (2019), pp. 1294-1304
[35]
Vazquez MI. Aspectos psicosociales del paciente en diálisis. Nefrología al día. [consultado 01 Jun 2023]. Disponible en: https://www.nefrologiaaldia.org/553
[36]
R.C. Fernandez Lobato, V. Soria-Aledo, J.M. Jover Navalón, J.M. Calvo Vecino.
Grupo de trabajo de la Asociación Española de Cirujanos (AEC). National survey on patient's fears before a general surgery procedure.
Cir Esp., 93 (2015), pp. 643-650
[37]
W. Xi, L. Harwood, M.J. Diamant, J.B. Brown, K. Gallo, J.M. Sontrop, et al.
Patient attitudes towards the arteriovenous fistula: a qualitative study on vascular access decision making.
Nephrol Dial Transplant., 26 (2011), pp. 3302-3308
[38]
K. Woo, R. Fuld, A. Grandinetti, J. Lawson, T. Litchfield, M. Ohan, et al.
Patient-reported outcomes in hemodialysis vascular access: A call to action.
J Vasc Access., 23 (2022), pp. 973-980
[39]
R.B. Fissell, D.S. Fuller, H. Morgenstern, B.W. Gillespie, D.C. Mendelssohn, H.C. Rayner, et al.
Hemodialysis patient preference for type of vascular access: variation and predictors across countries in the DOPPS.
J Vasc Access., 14 (2013), pp. 264-272
[40]
L. Tazza, L. Angelici, C. Marino, A. Di Napoli, M. Bossola, C. De Cicco, et al.
Determinants of venous catheter hemodialysis onset and subsequent switch to arteriovenous fistula: An epidemiological study in Lazio region.
J Vasc Access., 22 (2021), pp. 749-758
[41]
M.A. Alfarhan, S.A. Almatrafi, S.M. Alqaseer, Y.A. Albkiry, A. AlSayyari.
Causes of the delay in creating permanent vascular access in hemodialysis patients.
Saudi J Kidney Dis Transpl., 31 (2020), pp. 1217-1224
[42]
E.I. Mandel, R.E. Bernacki, S.D. Block.
Serious Illness Conversations in ESRD.
Clin J Am Soc Nephrol., 12 (2017), pp. 854-863
Idiomas
Nefrología
Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?