Información de la revista
Vol. 22. Núm. S3.Junio 2002
Páginas 0-88
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 22. Núm. S3.Junio 2002
Páginas 0-88
Acceso a texto completo
Hipertensión de bata blanca
Visitas
...
B. CANCHO , N. R. ROBLES
Información del artículo
Texto completo
NEFROLOGÍA. Vol. XXII. Suplemento 3. 2002 Hipertensión de bata blanca N. R. Robles y B. Cancho Unidad de Hipertensión Arterial. Hospital «Infanta Cristina». Badajoz. REACCIÓN DE BATA BLANCA Se denomina reacción de bata blanca (RBB) a la elevación de la presión arterial secundaria a la reacción hipertensiva provocada por la presencia del médico o enfermera cuando se mide la presión arterial1-3. La primera descripción fue realizada en 1940 por Ayman y Goldshine. Estos autores describieron un grupo de pacientes hipertensos entrenados para automedirse la presión arterial en casa en los cuales las mediciones obtenidas en su domicilio eran persistentemente inferiores a las obtenidas en consulta, mostrando además una escasa repercusión orgánica de la hipertensión arterial4. A principios de los ochenta Mancia y cols.1-2 estudian el fenomeno mediante registro invasivo latido a latido de la presión arterial durante la visita médica. La llegada del médico producía una reacción hipertensiva inmediata que elevaba la PAS más de 26 mmHg y la PAD en casi 15 mmHg respecto a la existente antes de la llegada del médico. Uno de los mecanismos fisiopatológicos de la reacción de bata blanca medida a través de registro latido a latido de presión arterial es la aparición de un aumento de la frecuencia cardíaca, similar al observado en otras reacciones de alerta, y que sugiere una participación de la vía simpática beta en su génesis. Paradógicamente, las diferencia entre las mediciones de presión arterial obtenidas en el consultorio y las recogidas por el registro ambulatorio de presión arterial extraarterial (MAPA) no se acompañan de una similar diferencia en la frecuencia cardíaca del paciente, lo que indica que este efecto sería mediado principalmente por vía simpática alfa. Se considera que el MAPA podría infravalorar en un 30% el RBB en comparación con los valores obtenidos mediante registro latido a latido5. La prevalencia de la reacción de bata blanca es difícil de definir, puesto que la mayor parte de los Correspondencia: Dr. N. R. Robles Unidad de Hipertensión Arterial Sección de Nefrología Hospital «Infanta Cristina» Ctra. de Portugal, s/n. 06007 Badajoz E-mail: nroblesp@meditex.es estudios han valorado más la hipertensión de bata blanca que la incidencia de reacción de bata blanca en pacientes normotensos e hipertensos tomados en conjunto. En un estudio español realizado en población anciana, el MAPA demostró que el 44% de los pacientes tratados que presentaban presiones elevadas en consulta estaban bien controladas con su medicación según el RAPA6. En población hipertensa de cualquier edad, dentro de España, se ha señalado una incidencia del 30%7. El fenómeno contrario a la HBB se conoce como normotensión de bata blanca o RBB invertida. Con este término se define a un grupo de pacientes con valores tensionales considerados como hipertensión arterial en las tomas casuales y en el MAPA que, sin embargo, presentan presiones arteriales normales en el consultorio médico. La incidencia descrita de este fenómeno es mucho menor que la del RBB y la HBB, en general, aproximadamente un 3-4% de los pacientes7-9, aunque se hayan descrito incidencias mucho más elevadas10. En la reacción de bata blanca influye no sólo la presencia o ausencia del médico o enfermera, sino el lugar donde la medición se produce, es decir, el consultorio médico, o, también, la interacción de ambos factores11. No parece que la incidencia del RBB disminuya cuando las mediciones se hacen en un consultorio de medicina general y no en un hospital12. Es probable que la reacción de bata blanca no sea una reacción específica al médico o al atavío del médico, como su nombre señala, sino una respuesta inducida por el conocimiento acumulado del sujeto que convierte al consultorio médico en un entorno amenazador13,14. De hecho, la diferencia entre las presiones medidas en consulta y las obtenidas utilizando MAPA tienden a aumentar con la edad del paciente y los valores de PA en algunos estudios15,16,17. Este aumento de la incidencia con la edad podría ser secundario a la experiencia acumulada y los temores de los pacientes más ancianos. La juventud, no obstante, puede también correlacionarse positivamente con la incidencia de reacción de bata blanca. Estudios realizado en jóvenes muestran incidencias muy elevadas de HBB (53%)18. En nuestra consulta, la incidencia es también muy alta, 71%, desde que se evalúan sistemáticamente 72 HIPERTENSIÓN DE BATA BLANCA todos los pacientes menores de 30 años con MAPA cuando consultan por HTA establecida o HTA lábil19. Probablemente, existan dos sesgos importantes, el primero, porque se envían para estudio todos los pacientes jovenes, cosa que no sucede con los mayores, y segundo, porque todos los pacientes son sometidos a la realización de MAPA. No obstante, el riesgo de sobrediagnóstico y tratamiento merece en este grupo de enfermos, por lo demás, pequeño, la confirmación del diagnóstico en todos los casos. El estudio mediante test psicológicos no ha sido capaz de demostrar diferencias en la mayoría de las variables psicológicas evaluadas entre normotensos y pacientes con HBB13,20. Por el contrario, existen claras diferencias en la actividad simpática entre HBB e HTA establecida21. Esto no es de extrañar puesto que la RBB de bata blanca es una respuesta específica a un estímulo determinado y no representa una hiperreactividad cardiovascular generalizada a cualquier factor estresante que incida sobre el sujeto. Nosotros hemos observado un caso donde el enfermo, que recibía tratamiento con hemodiálisis, era capaz de presentar consecutivamente una reacción de bata blanca en el consultorio médico (o en el servicio de Urgencias), mientras que al llegar a hemodiálisis presentaba una reacción de bata blanca invertida, es decir, reaccionaba de forma diferente ante dos ambientes médicos en función de la confianza que sintiera en cada uno de ellos22. HIPERTENSIÓN DE BATA BLANCA La presencia de RBB no exluye la existencia de hipertensión, puesto que un porcentaje significativo de enfermos hipertensos la presentan1. Esto lo diferencia del concepto de hipertensión de bata blanca (HBB) acuñado sobre la existencia de tomas de presión arterial elevada en el consultorio médico en pacientes que presenta un MAPA diagnóstico de normotensión arterial 23,24. Dentro de este grupo de pacientes se podrían incluir aquellos que presentan hipertensión arterial aislada en momentos generalmente asociados a estrés no relacionado con la presencia del médico y cuyo MAPA sería normal. Es más, podría incluir un elevado número de pacientes con hipertensión arterial labil o hipertensión arterial borderline25. Por todo ello quizá es preferible la denominación alternativa de hipertensión clínica aislada26. La prevalencia en clínica de la hipertensión de bata blanca según los resultados del estudio PAMELA estaría entre el 10-20% de casos de hipertensión15, 23. Puesto que la definición de HBB precisa la existencia de normotensión fuera de consulta y la pre- sencia de RBB no excluye que nos encontremos ante un paciente hipertenso, el diagnóstico de confirmación de HBB exige la realización de MAPA a todos los pacientes en que se sospeche esta complicación, puesto que los valores de la automedición de la presión arterial (AMPA) pueden no ser suficientemente precisos a este respecto27,28. Aun así, la correlación entre los valores obtenidos por AMPA parece buena29, con lo cual esta técnica puede ser muy útil como prueba de despistaje y en el seguimiento posterior de los pacientes con HBB detectada. Los criterios para sospechar RBB han sido recogidos en la tabla I. INFLUENCIA SOBRE EL RIESGO CARDIOVASCULAR Uno de los interrogantes fundamentales inducidos por el conocimiento de la HBB es su significación pronóstica respecto al riesgo cardiovascular. Los datos conocidos sugieren que el riesgo cardiovascular de los pacientes con HBB no está aumentado o su elevación es muy ligera30. Una segunda cuestión parece igualmente importante y esta es el riesgo de progresión de los pacientes con HBB a HTA establecida tributaria de tratamiento hipotensor. Numerosos estudios han intentado comparar el daño de órgano diana evidenciable en el paciente con HBB respecto a los normotensos e hipertensos. Diversas publicaciones han establecido que los pacientes con hipertensión de bata blanca eran más proclives a presentar microalbuminuria31, anormalidades funcionales y/o estructurales cardíacas32-35 y alteraciones metabólicas que los normotensos36. Incluso se ha demostrado la presencia de reabsorción de sodio incrementada en el túbulo proximal, similar a los pacientes con hipertensión verdadera37, así como alteraciones hemodinámicas semejantes al hipertenso38. Aunque se ha descrito mayor incidencia de crecimiento de ventrículo izquierdo32,34,35, la mayor parte de los estudios parecen contradecir este hallazgo23,33,39-41, pero si podría existir un aumento de rigidez de las grandes arterias al igual que en los hipertensos33,42. Tabla I. Criterios de sospecha de HTA de bata blanca · · · · · · Discordancia entre cifras de PA y lesión de órganos diana. Diferencias entre PA en consulta y en casa o farmacia. Crisis hipertensivas asintomáticas sin respuesta a tratamiento. Hipotensiones repetidas en pacientes tratados. HTA refractaria a tratamiento. HTA lábil. 73 N. R. ROBLES y B. CANCHO Los estudios longitudinales de seguimiento sugieren que el riesgo cardiovascular de los pacientes que sufren HBB es muy bajo, prácticamente similar a los normotensos. Las primeras series publicadas ya demostraban que los pacientes cuya PA medida mediante MAPA no invasivo era menor que sus presiones en consulta presentaban un menor riesgo de morbilidad cardiovascular43-45. Incluso cuando se ha utilizado MAPA invasivo para el diagnóstico de la HBB el seguimiento a largo plazo (10 años) el resultado ha sido el mismo. Los pacientes con HBB tenían un porcentaje de riesgo cardiovascular aproximadamente similar a la mitad del riesgo de los hipertensos reales, pese a que el estudio utilizaba un punto de corte para HTA (140/90 mmHg) que incluiría a numerosos hipertensos reales en el grupo con HBB46. Algún estudio ha sugerido un riesgo cardiovascular elevado para los pacientes con HBB que se correlacionaría con la intensidad de la RBB (> 30%), pero estos resultados deben tomarse con cuidado, puesto que los pacientes no fueron valorados mediante MAPA, el número de hipertensos de bata blanca era muy pequeño y los pacientes fueron seleccionados por presentar otros factores de riesgo cardiovascular asociado, los cuales eran más frecuentes en el grupo con reacción de bata blanca47. En pacientes diagnosticados de hipertensión arterial refractaria (pese al tratamiento con más de 3 fármacos) también se ha demostrado que aquellos que presentaban valores promedio de PA inferiores a 88 mmHg en el MAPA mostraban un riesgo cardiovascular reducido respecto al resto, en un seguimiento de cuatro años, pese a que las presiones clínicas eran similares estadísticamente48. La atenuación de la reacción de bata blanca con medicación (ver más adelante) no parece correlacionarse con la regresión de la hipertrofia de ventrículo izquierdo49. Se ha sugerido que la HBB podría ser un precursor de la HTA sostenida y parece que la posibilidad de que un paciente evolucione a hipertenso clínico depende también de la PA detectada en el MAPA. Así, la probabilidad de evolución a la HTA ambulatoria es del 81% en los pacientes con PA promedio de 24 h > 130/80 mmHg y sin embargo, solamente del 20% en aquellos que presentaban promedios de PA en el registro ambulatorio < 130/80 mmHg50. Resultados parecidos se han obtenido utilizando como criterio de selección una PA diurna > 135/85 mmHg51. No menos interesante es la evolución de la propia reacción de bata blanca. El estudio pionero de Mancia, en un seguimiento corto, sugería que esta no mejoraba1. En el estudio Tecumseh, los pacientes que presentaban HBB a los 32 años, habían mos74 trado también cifras de PA elevadas en consulta cuando fueron estudiados a los 5, 8, 21 y 23 años, es decir, la reacción de bata blanca no había desaparecido después de 27 años de visitar rutinariamente un consultorio52. En el estudio PAMELA la reacción de bata blanca parecía ser tanto más frecuente cuanto mayor era la edad del sujeto15. EFECTOS DEL TRATAMIENTO HIPOTENSOR El efecto del tratamiento farmacológico sobre la reacción de bata blanca parece ser escaso, si no nulo absolutamente53. La reserpina o hidralazina no muestran efecto sobre las diferencias entre PA clínica y PA ambulatoria respecto a los pacientes no tratados54. La mayoría de los estudios sugieren que el descenso obtenido con tratamiento farmacológico de las cifras de PA clínica y PA ambulatoria son similares, es decir, que se conserva la diferencia de presiones entre una y otra medición, en otras palabras, no desaparece el RBB55,56. Aunque en algún estudio se ha observado la atenuación de las diferencias entre PA en consulta y PA en casa o la media de PA del período diurno (dos manera de cuantificar la reacción de bata blanca) con el uso de IECA y diuréticos, pero la muestra seleccionada para este estudio no era homogénea en cuanto a la intensidad de la reacción de bata blanca y en los pacientes donde esta era intensa, la atenuación también fue escasa49. Prácticamente solo los agentes centrales como la clonidina y los bloqueantes de la vía adrenérgica alfa a nivel periférico son limitadamente efectivos57. Sin embargo, la correspondencia en clínica de estos resultados no es tan clara, aunque se ha evidenciado que la doxazosina podría reducir la PA clínica en pacientes con RBB58. Así pues, un número importante de pacientes con HTA refractaria presentaran en realidad una HBB realmente rebelde a cualquier tratamiento que se realice. Un estudio realizado en España59 ha concluido que esta posibilidad podría existir en un 32% de los pacientes que no responden a una combinación de tres fármacos, lo cual nos llevaría a extrapolar que, posiblemente, un tercio de los pacientes en esta situación estarían en realidad siendo sobretratados, con el consiguiente riesgo de morbilidad y coste económico añadido. BIBLIOGRAFÍA 1. Mancia G, Bertinieri G, Grassi G, Parati G, Promidossi G, Ferrari AU y cols.: Effect of blood pressure measurements by the doctor on patient´s blood pressure and heart rate. Lancet ii: 695-697, 1983. HIPERTENSIÓN DE BATA BLANCA 2. Mancia G, Parati G, Promidossi G, Grassi G, Casadei R, Zanchetti A: Alerting reaction and rise in blood pressure during measurements by physician and nurse. Hypertension 9: 209215, 1987. 3. Shimada K, Ogura H, Kawamoto K, Ishida H, Ozana T; Non invasive ambulatory blood pressure monitoring during clinic visit in elderly patients. Clin Exp Hypertens (A) 2: 151-170, 1990. 4. Ayman D, Goldshine AD: Blood pressure determinations by patients with essential hypertension: the difference between clinic and home reading before treatment. Am J Med Sci 200: 465-470, 1940. 5. Parati G, Ulian L, SAntucciu C, Omboni S, Mancia G: Difference between clinic and daytime blood pressure is not a measure of the white coat effect. Hypertension 31: 11851189, 1998. 6. Arco C, Suárez C, García Polo I, Blanco F, Sáez T, Gabriel R, en representación del grupo EPICARDIAN: discrepancia en el grado de control de la HTA en ancianos, según la metodología utilizada: MAPA/PA casual. Hipertensión 12: 15, 1995. 7. Mayoral E, Lapetra J, Santos JM, López A, Ruiz J, Cayuela A: El efecto de bata blanca en atención primaria. Análisis en los pacientes con hipertensión arterial de nuevo diagnóstico. Med. Clin (Barc.) 108: 485-489, 1997. 8. Donner-Banzhoff N, Chan Y, Szalai JP, Hilditch J: «Home hypertension»: exploring the inverse white coat response. Br J Gen Pract 48: 1491-1495, 1998. 9. Fogari R, Corradi L, Zoppi A, Lusardi P, Poletti L: Repeated office blood pressure control reduce the prevalence of whitecoat hypertension and detect a group pf white-coat normotensive patients. Blood Press Monit 1: 51-54, 1996. 10. Selenta C, Hogan BE, Linden W: How often do office blood pressure measurements fail to identify true hypertension? An exploration of white-coat normotension. Arch Fam Med 9: 533-540, 2000. 11. Gil V, Martínez JL, López N, Marín P, Belda J, Merino J: Influencia del lugar de la toma y de quien la realiza en el control y diagnóstico de la HTA. Rev Clin Esp 194: 152-156, 1994. 12. Martínez MA, García-Puig J, Martín JC, Guallar-Castillón P, Aguirre de Cárcer A, Torre A, Armada E y cols.: Frequency and determinants of white coat hypertension in mild to moderate hypertension. A primary care-based study. Am J Hypertens 12: 251-259, 1999. 13. Valdés Miyar M; La bata blanca ¿todavía asusta a alguien? Med Clin (Barc.) 108: 497-498, 1997. 14. Rostrup M, Kjeldsen SE, Eide IK: Awareness of hypertension increases blood pressure and sympathetic responses to cold pressor test. Am J Hypertens 3: 912-917, 1990. 15. Mancia G, Sega R, Bravi C, De Vito G, Valagussa F, Cesana G y cols.: Ambulatory blood pressure normality: results from the PAMELA study. J Hypertens 12: 1377-1390, 1995. 16. Thijs L, Amery A, Clement D, Cox J, de Cort P, Fagard R y cols.: Ambulatory blood pressure monitoring in elderly patients with isolated systolic hypertension. J Hypertens 10: 693-699, 1992. 17. Wiinberg N, Hoegholm A, Christensen HR, Bang LE, Mikkelsen KL, Nielsen PE y cols.: 24-h ambulatory blood pressure in 352 normal danish subjects, related to age and gender. Am J Hypertens 8: 978-986, 1995. 18. Sorof JM, Portman RJ: White coat hypertension in children with elevated casual blood pressure. J Pediatr 137 (4): 4937, 2000. 19. Robles NR, Domínguez Tristancho MI, Cancho B, Sánchez Casado E: Monitorización ambulatoria de la presión arterial (MAPA) en enfermos jóvenes. An Med Interna 18: 305-308, 2001. 20. Coelho R, Santos A, Ribeiro L, Gama G, Prata J, Barros H y cols.: Differences in behavior profile between normotensive subjects and patients with white-coat and sustained hypertension. J Psychosom Res 46: 15-27, 1999. 21. Pierdomenico SD, Bucci A, Costantini F, Lapenna D, Cuccurullo F, Mezzetti A: Twenty-four-hour autonomic nervous function in sustained and «white coat» hypertension. Am Heart J 140: 672-677, 2000. 22. Robles NR, Roncero F, Sánchez Casado E: Inverse white-coat reaction in a hemodialysis patient. Renal Fail. (En prensa.) 23. Pickering TG, James GD, Boddie C, HArshfield GA, Blank S, Laragh JH: How common is white coat hypertension. JAMA 259: 225-228, 1988. 24. Hoegholm A, Kristensen KS, Madsen NH, Svedsen TL: White coat hypertension diagnosed by 24-h ambulatory monitoring. Examination of 159 newly diagnosed hypertensive patients. Am J Hypertens 5: 64-70, 1992. 25. Mancia G, Zanchetti A: White-coat hypertension: innappropiate names, mistaken concepts and misunderstandings. What should we do from now on? J Hypertension 1996. 26. World Health Hypertension: Hypertension control. WHO Technical Report Series. 862: 7-8, 1996. 27. Stergiou CS, Zourbaki AS, Skeva II, Mountokalakis TD: White coat effect detected using self-monitoring of blood pressure at home. Comparison with ambulatory blood pressure. Am J Hypertens 11: 820-827, 1998. 28. Stergiou GS, Skeva II, Baibas NM, Kalkana CB, Roussias LG, Mountokalakis TD: Diagnosis of hypertension using home or ambulatory blood pressure monitoring: comparison with the conventional strategy based on repeated clinic blood pressure measurements. J Hypertens 18: 1745-1751, 2000. 29. Comas A, González Nuevo JP, Plaza F, Barreda MJ, Madiedo R, Pajón P y cols.: Protocolo de automedición de la presión arterial domiciliaria como método de evaluación del paciente hipertenso. Aten Primaria 22: 142-148, 1998. 30. Pickering TG: White coat hypertension: time for action. Circulation 97: 1834-1836, 1998. 31. Hoegholm A, Bang LE, Kristensen KS, Nielsen JW, Holm J: Microalbuminuria in 411 untreated individual with established hypertension, white coat hypertension, and normotension. Hypertension 24: 101-105, 1994. 32. Kuwajima I, Suzuki Y, Fujisawa A, Kjuramoto K: Is white-coat hypertension innocent? Structure and function of the heart in the elderly. Hypertension 22: 826-831, 1993. 33. Glen SK, Elliot HL, Curzio JL, Lees KR, Reid JL: White-coat hypertension as a cause of cardiovascular disfunction. Lancet 348: 654-657, 1996. 34. Muscholl MW, Hense HW, Bröckel U, Döring A, Riegger GAJ, Schunkert H: Changes in left ventricular structure and function in patients with white coat hypertension: cross sectional survey. Br Med J 317: 565-570, 1998. 35. Owens PE, Lyons SP, Rodríguez SA, O'Brien ET: Is elevation of clinic blood pressure in patients with white coat hypertension who have normal ambulatory blood pressure associated with target organ changes? J Hum Hypertens 12: 743748, 1998. 36. Julius S, Mejía A, Jones K, Schork N, Van de ven C, Johnson E y cols.: «White-coat» versus «sustained» borderline hypertension in Tecumseh, Michigan. Hypertension 16: 617-623, 1990. 37. Burnier M, Biollaz J, Magnin JL, Bidlingmeier M, Brunner HR. Renal sodium handling in patients with untreated hypertension and white-coat hypertension. Hypertension 1993; 23: 496-502. 38. Soma H, Aakhus S, Dahl K, Slordahl S, Wiseth R, Wideroe TE: Hemodynamics in white coat hypertension compared to ambulatory hypertension and normotension. Am J Hypertens 9: 1090-1098, 1996. 75 N. R. ROBLES y B. CANCHO 39. White WB, Schulman P, McCabe EJ, Dey HM: Average daily pressure, not office blood pressure, determines cardiac function in patients with hypertension. JAMA 261: 863-867, 1989. 40. Gosse P, Promax H, Durandet P, Clementy J: White-coat hypertension. No harm for the heart. Hypertension 22: 766-770, 1993. 41. Hoegholm A, Kristensen KS, Bang LE, Nielsen JW, Nielsen WB, Madsen NH: Left ventricular mass and geometry in patients with established hypertension and white-coat hypertension. Am J Hypertens 6: 282-286, 1993. 42. Kawasaki T, Sasayama S, Yagi SI, Asakawa T, Hirai T: Noninvasive assessment of the age related changes in stiffnes of major branches of the human arteries. Cardiovasc Res 21: 678-687, 1987. 43. Verdecchia P, Porcellati C, Schillaci G, Borgioni C, Ciucci A, Battistelli M y cols.: Ambulatory blood pressure. An independent predictor of prognosis in essential hypertension. Hypertension 24: 793-801, 1994. 44. Perloff D, Sokolow M, Cowan R: The prognostic value of ambulatory blood pressure. JAMA 249: 2792-2798, 1983. 45. Perloff D, Sokolow M, Cowan R, Juster RP: Prognostic value of ambulatory blood pressure measurements: further analyses. J Hypertens 7 (Supl. 3): S3-S10, 1989. 46. Khattar RS, Senior R, Lahiri A: Cardiovascular outcome in white-coat versus sustained mild hypertension. a 10-year follow-up study. Circulation 98: 1892-1897, 1998. 47. Landray MJ, Sagar G, Murray S, Beevers M, Beevers DG, Lip GY: White coat hypertension and carotid atherosclerosis. Blood Press 8: 134-40, 1999. 48. Redón J, Campos C, Narciso ML, Rodicio JL, Pascual JM, Ruilope LM: Prognostic value of ambulatory blood pressure monitoring in refractory hypertension: a prospective study. Hypertension 31: 712-718, 1998. 49. Parati G, Ulian L, Sampieri E, Palatini P, Villani A, Vanasia A, Mancia G: On behalf of the Study on Ambulatory Monitoring of Blood Pressure and Lisinopril Evaluation (SAMPLE) Study: Group Attenuation of the «White-Coat Effect» by Antihypertensive Treatment and Regression of Target Organ Damage. Hypertension 35: 614-620, 2000. 50. Verdecchia P, Schillaci G, Borgioni C, Ciucci A, Gattobigio R, Sacchi N y cols.: Identification of subjects with white-coat hypertension and persistently normal ambulatory blood pressure. Blood Press Monit 1: 217-222, 1996. 51. Márquez Contreras E, Casado Martínez J, Fernández Ortega A, Márquez Cabeza J: Evolución de la hipertensión de bata blanca a hipertensión mantenida. Seguimiento durante un año con monitorización ambulatoria de la presión arterial. Med Clin (Barc). 116: 251-255, 2001. 52. Julius S, Mejía A, Jones K, Krause L, Schork N, Van de Ven C y cols.: «White-coat» versus «sustained» borderline hypertension in Tecumseh, Michigan. Hypertension 16: 617-623, 1990. 53. Le Pailleur C, Landais P: Role de physician-patient dialogue in the «white-coat» effect in arterial hipertensión. Reproducibility during the consultation. Existence despite treatment. Ann Cardiol Angiol 43: 135-138, 1994. 54. Corcoran AC, Dustan HP, Page IH: The evaluation de antihypertensive procedures, with particular reference to their effects on blood pressure. Ann Intern Med 43: 1161-1177, 1955. 55. Gould BA, Mann S, Davies AB, Allman GD, Raftery EB: Does placebo lower blood pressure? Lancet ii: 1377-1381, 1981. 56. Waeber B, Nussberger J, Brunner HR: Shortcomings de office blood pressure in assessing antihypertensive therapy. Clin. Exp Hypertens [A]. 7: 291-298, 1985. 57. Clement DL, De Buyzere M, Duprez DD: Influence de drugs on tensional variability. J Hypertens 1994; 12 (Supl. 8): S49S53. 58. Pickering TG, Levenstein M, Walmsley P: Differential effects of doxazosin on clinic and ambulatory pressure according to age, gender and presence of white coat hypertension. Results of the HALT study. Hypertension and Lipid Trial Study Group. Am J Hypertens 7: 848-852, 1994. 59. Hernández-del Rey R, Armario P, Martín Baranera P, Sánchez P, Cárdenas G, Pardell H: Target-organ damage and cardiovascular risk profile in resistant hypertension. Influence of the white-coat effect. Blood Press Monit 3: 331337, 1998. 76
Idiomas
Nefrología

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?