Información de la revista
Vol. 29. Núm. 2.Abril 2009
Páginas 95-184
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 29. Núm. 2.Abril 2009
Páginas 95-184
DOI: 10.3265/Nefrologia.2009.29.2.4973.en.full
Acceso a texto completo
Infección de catéteres de hemodiálisis: una revisión retrospectiva
Infection in Haemodyalisis Catheters: a Retrospective Examination
Visitas
7016
Mónica Raquel Rodrigues Fructuosoa, Rui Castroa, Luís Oliveiraa, Catarina Prataa, Teresa Morgadoa
a Servi??o de Nefrologia, Centro Hospitalar de Tr??s-os-Montes e Alto Douro EPE Oporto, Oporto, Portugal,
Este artículo ha recibido
7016
Visitas
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto completo

Sr. Director:

Las infecciones de los catéteres venosos centrales son una causa importante de morbilidad y mortalidad en pacientes hemodialisados. Las KDOQI describen una frecuencia de infecciones entre 3.8 y 6.6 episodios/1000 días de catéter para los catéteres no tunelizados y entre 1.6 hasta 5.5/1000 días de catéter para los catéteres tunelizados1. La frecuencia de bacteriemia varía en varios estudios entre 1.6 y 7.7/1000 días de catéter para los no tunelizados y entre 0.2 y 0.5/1000 días de catéter para los tunelizados2-6.

Nuestro objetivo fue estudiar las infecciones de catéteres en nuestra Unidad de Hemodiálisis.

Pacientes y métodos: Hemos revisado las infecciones de catéteres en un período de seis años (1 de Enero de 2001 a 31 de Diciembre de 2006). Hemos implantado 168 catéteres, 90 no tunelizados y 78 tunelizados, en 70 pacientes. La edad de los pacientes en el momento de la implantación del catéter era 70 ± 14 años y su tiempo mediano en hemodiálisis era de 10 meses [1 día - 17 años]. Aproximadamente el 25.7 % de los pacientes tenía enfermedad renal de etiología desconocida y el 22.8 % tenía nefropatia diabética. Siempre fue administrada cefazolina antes de la implantación de catéteres tunelizados.

Resultados: Los catéteres tunelizados permanecieron colocados en mediana durante cuatro meses [0 dias - 45 meses] y los catéteres no tunelizados durante uno mes [1 dia - 6 meses]. Los pacientes diabéticos no presentaron más infecciones (el 32.4% contra el 34.2%; p=NS) o bacteriemias (el 2.6% contra el 3.8%; p=NS) que el resto de los pacientes. La incidencia de infecciones fue de 2.33/1000 días de catéter para los catéteres no tunelizados y 3.10/1000 días de catéter para los catéteres tunelizados (p=NS). El tipo más frecuente de infección fue la infección del orifício de salida, tanto en catéteres tunelizados [44/57 (77.2%)] como en catéteres non tunelizados [7/9 (77.8%)]; p=NS. La incidencia de bacteriemia de los catéteres no tunelizados no ha sido mayor que la de los catéteres tunelizados (0.78/1000 contra 0.22/1000 días de catéter; p=0.08). Veintiun catéteres tunelizados (26.9%) habían sido implantados a través de guía en catéteres no tunelizados, pero ellos no sufrieron más infecciones (8/29 contra 13/49, p=NS).

El antibiótico usado empíricamente en la mayoría de las infecciones fue la cefazolina (55.3%).

El Estafilococo fue la especie predominante, identificándose en los estudios microbiológicos de sangre en el 100% de los casos y en 79.2% de los exudados. La prevalencia de especies meticilino-resistentes fue del 60%.

Después de los resultados microbiológicos, el antibiótico inicial fue cambiado en el 22.7% de los casos (N=15). En casi la mitad de ellos (46.7%) el ajuste fue hecho a Vancomicina.

Todos los pacientes con sepsis (N=9) fueron hospitalizados. Uno murió en choque séptico y los demás recuperaron bien.

Conclusiones: Nuestra incidencia de infecciones fue baja, particularmente para los catéteres no tunelizados. Estos catéteres fueron usados durante un mes, sin impacto negativo en el número de infecciones. En nuestra opinión, son seguros como un acceso temporal para pacientes que esperan la construcción o la maduración de un acceso definitivo.

La alta prevalencia de especies meticilino-resistentes nos llevó a incluir la Vancomicina en nuestro protocolo de las infecciones de catéteres.

Bibliografía
[1]
2006 K/DOQI, www.kidney.org/professionals/kdoqi/guideline_upHD_PD_VA/
[2]
Uldall PR, Merchant M, Woods F. Changing subclavian haemodialysis cannulas to reduce infection. Lancet 1981; 1:1373 [Pubmed]
[3]
Dryden M, Samson A, Ludlam H. Infective complications associated with the use of Quinton permcath for long term central vascular access in haemodialysis. J Hosp Infect 1991 Dec;19(4):257-62 [Pubmed]
[4]
Beathard GA. Management of bacteraemia associated with tunnelled-cuffed haemodialysis catheters. J Am Soc Nephrol 1999 May;10(5):1045-9 [Pubmed]
[5]
Danese, Griffiths, Dylan. Mortality differences among organisms causing septicemia in haemodialysis patients. Hemodial Int. 2006 Jan;10(1):56-62 [Pubmed]
[6]
Marr KA, Sexton DJ, Conlon PJ, Schwab SJ, Kirkland KB. Catheter-related bacteriemia and outcome off attempted catheter salvage in patients undergoing haemodialysis. Ann Intern Med 1997 Aug; 127 (4): 275-80 [Pubmed]
Idiomas
Nefrología

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.