Información de la revista
Vol. 36. Núm. 1.Enero - Febrero 2016
Páginas 1-88
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 36. Núm. 1.Enero - Febrero 2016
Páginas 1-88
Carta al Director: Comentarios breves sobre casos clínicos
DOI: 10.1016/j.nefro.2015.09.003
Open Access
Nefritis intersticial aguda por ibuprofeno en población pediátrica
Ibuprofen-induced acute interstitial nephritis in the paediatric population
Visitas
8943
Ana Belen Martínez Lópeza,
Autor para correspondencia
anabelen.martinez@salud.madrid.org

Autor para correspondencia.
, Olalla Álvarez Blancoa, Augusto Luque de Pablosa, María Dolores Morales San-Joséa, Ana Rodríguez Sanchez de la Blancab
a Sección de Nefrología Pediátrica, Servicio de Pediatría, Hospital General Universitario Gregorio Marañón, Madrid, España
b Servicio de Pediatría, Hospital General Universitario Gregorio Marañón, Madrid, España
Este artículo ha recibido
8943
Visitas

Under a Creative Commons license
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Tablas (1)
Tabla 1. Datos clínicos y pruebas complementarias
Texto completo
Sr. Director:

La nefritis tubulointersticial aguda (NTIA) es una entidad responsable del daño renal agudo, con una baja incidencia en la población pediátrica1,2, que puede ascender hasta el 15% de las biopsias realizadas por daño renal agudo en el adulto3. Actualmente la causa más frecuente de NTIA son los fármacos, pero también puede producirse por infecciones, enfermedades inmunológicas (lupus eritematoso sistémico, enfermedad de Sjögren…) o ser de origen idiopático4. Varios grupos farmacológicos han sido identificados como agentes responsables, encontrándose los antibióticos y los antiinflamatorios no esteroideos (AINE), de uso extendido en la práctica clínica habitual, entre los más frecuentemente implicados5.

Se presentan los casos de 3 pacientes pediátricos con daño renal agudo no oligúrico, vistos en nuestra sección entre 2008-2010, que han sido interpretados como NTIA secundaria a la ingesta de AINE (ibuprofeno).

Ninguno tenía historia previa de enfermedad renal ni antecedentes reseñables de interés, y todos tenían analítica realizada en los meses anteriores con cifras de creatinina y filtrado glomerular estimado según fórmula original de Schwartz6 normal. En la exploración física realizada no presentaban signos de deshidratación, las cifras de tensión arterial eran normales para la edad, sexo y talla de los pacientes y no existían edemas. No había datos de uropatía obstructiva, ni existía evidencia de glomerulopatía (estudio de complemento C3 y C4, inmunoglobulinas y ANA normales). Los 3 casos habían ingerido ibuprofeno previo al establecimiento del daño renal. Las características clínicas y analíticas de los pacientes se presentan en la tabla 1.

Tabla 1.

Datos clínicos y pruebas complementarias

Caso número 
Edad (años); sexo  4; varón  12; mujer  12; mujer 
Peso (kg)  17  38  37 
Ingesta de AINE por  Uretroplastia  Cefalea  Apendicectomía 
Tiempo de ingesta de AINE (días), dosis  55mg/kg/8310mg/kg/8410mg/kg/8
Síntomas  Vómitos, dolor abdominal y astenia  Hematuria macroscópica y fiebre  Náuseas, vómitos e hiporexia 
Creatinina basal (mg/dl)Urea basal (mg/dl)  0,3221  0,5023  0,5120 
Creatinina máxima (mg/dl)Urea máxima (mg/dl)  2,7140  3182  1,590 
Analítica de orina  Algún hematíe y leucocito aislado. No eosinófilosProteinuria con índice P/Cro de 1,3mg/mg y componente tubular. Osmo 262mOsm/kg  +100 hematíes/campo y cilindros granulosos. No eosinófilos.Proteinuria con índice P/Cro 1,9mg/mg y componente tubular. Osmo 453mOsm/kg  1-2 leucocitos y 5-10 hematíes/campo. No eosinófilosÍndice P/Cro 0,3mg/mgOsmo 303mOsm/kg 
Ecografía renal  Riñones ligeramente aumentados de tamaño.Hiperecogenicidadcortical y aumento de la diferenciacióncorticomedular  Hiperecogenicidad difusa del parénquimade ambos riñones con pérdidade la diferenciación corticomedular  Hiperecogenicidad difusa de la cortical 

En el momento del ingreso hospitalario se suspendió el tratamiento con ibuprofeno en los pacientes 1 y 3. La paciente 2, remitida desde otro centro, había suspendido la medicación 2 días antes de su ingreso en nuestra sección. Tras la sospecha diagnóstica de NTIA se decidió iniciar tratamiento con bolos intravenosos de metilprednisolona (15mg/kg/día en 3 días consecutivos, que supuso entre 250-500mg/día de metilprednisolona iv) seguidos de prednisona oral (dosis inicial 1mg/kg/día) con disminución progresiva hasta suspender el tratamiento en 8 semanas. Ninguno de los pacientes presentó efectos adversos atribuibles a los esteroides. La normalización de las cifras de creatinina y urea se dio en los 3 casos en la primera semana (fig. 1). La normalización del sedimento y bioquímica de orina se produjo antes de los 6 meses.

Figura 1.

Evolución temporal de las cifras de creatinina y urea.

(0,17MB).

La NTIA por fármacos está producida por un mecanismo de hipersensibilidad al fármaco mediada por células. Ocurre independientemente de la vía de administración empleada (intravenosa, intramuscular, oral o rectal)4 y de la duración del tratamiento7. En aquellos pacientes que hayan presentado NTIA por fármacos debe evitarse una nueva exposición al mismo, puesto que pueden aparecer recurrencias.

Las manifestaciones clínicas son variables, y la gravedad de los síntomas varía desde alteraciones urinarias asintomáticas hasta el daño renal agudo (oligúrico o no oligúrico), que puede precisar de técnicas de depuración extrarrenal. Las manifestaciones clásicas (fiebre/rash/artralgias) están presentes únicamente en el 10% de los casos5, y lo más frecuente es que se presenten síntomas inespecíficos como dolor abdominal, vómitos, anorexia, astenia o fiebre.

En la analítica de orina se puede encontrar proteinuria (generalmente en rango no nefrótico y de predominio tubular), hematuria, leucocitos, cilindros granulares e hialinos y eosinófilos (estos últimos son menos frecuentes en las NTIA secundaria a AINE). Además pueden producirse otras alteraciones de daño tubular que dependen del segmento afectado (glucosuria, bicarbonaturia, acidosis tubular, incapacidad para concentrar la orina…) aunque un sedimento normal no excluye una NTIA.

La ecografía del aparato urinario puede mostrar un aumento del tamaño renal y de la ecogenicidad de la corteza8. El gold standard para el diagnóstico es la biopsia renal que muestra infiltración de células inflamatorias en el intersticio renal (linfocitos T, monocitos, macrófanos, células plasmáticas, eosinófilos…) junto con edema local y en ocasiones fibrosis. Puede haber tubulitis y, generalmente, los vasos y los glomérulos son normales9.

El primer paso para el tratamiento es la suspensión del fármaco implicado y ofrecer un tratamiento de soporte adecuado para el grado de daño renal establecido. El empleo de corticoides como parte del tratamiento ha generado controversia durante años. No obstante, publicaciones recientes avalan su empleo dado que han demostrado mejorar el pronóstico de recuperación de la función renal, constituyendo el inicio precoz del tratamiento el principal marcador pronóstico10,11.

Aunque la biopsia renal es la prueba que confirma el diagnóstico, en ninguno de nuestros pacientes se realizó dada la buena evolución clínica y analítica que experimentaron al suprimir de inmediato el agente responsable tras la rápida sospecha diagnóstica e instaurarse tratamiento corticoideo según el protocolo de González et al. referido en el caso10. Los 3 pacientes presentaron una rápida respuesta al tratamiento, y el pronóstico ha sido excelente. No obstante, se debe considerar la realización de biopsia renal ante casos con evolución tórpida o en caso de dudas diagnósticas.

Es importante investigar el tratamiento farmacológico previo en pacientes con insuficiencia renal aguda que no tengan patología renal previa ni muestren signos de deshidratación, y en los que la ecografía del aparato urinario descarte causa obstructiva. El primer paso para el tratamiento de la NTIA es la suspensión del fármaco implicado y ofrecer un tratamiento de soporte adecuado. La administración precoz de corticoides una vez sospechado el caso se relaciona con la resolución precoz de la insuficiencia renal.

Bibliografía
[1]
V. Nikolic, R. Bogdanovic, M. Ognjanovic, N. Stajic.
Acute tubulointerstitial nephritis in children.
Srp Arh Celok Lek, 129 (2001), pp. S23-S27
[2]
S. Schaller, B.S. Kaplan.
Acute nonoliguric renal failure in children associated with nonsteroidal antiinflammatory agents.
Pediatr Emerg Care, 14 (1998), pp. 416-418
[3]
M. Haas, B.H. Spargo, E.J. Wit, S.M. Meehan.
Etiologies and outcome of acute renal insufficiency in older adults: A renal biopsy study of 259 cases.
Am J Kidney Dis, 35 (2000), pp. 433-447
[4]
U.S. Alon.
Tubulointerstitial Nephritis.
Pediatric Nephrology, 6th edition, pp. 1181-1198
[5]
R.J. Baker, C.D. Pusey.
The changing profile of acute tubulointerstitial nephritis.
Nephrol Dial Transplant, 19 (2004), pp. 8-11
[6]
G.J. Schwartz, G.B. Haycock, C.M. Edelmann Jr., A. Spitzer.
A simple estimate of glomerular filtration rate in children derived from body length and plasma creatinine.
Pediatrics, 58 (1976), pp. 259-263
[7]
V.R. Dharnidharka, C.E. Araya, D.D. Henry.
Acute Interstitial Nephritis.
Pediatric Nephrology in the ICU, pp. 193-200
[8]
M. Hiraoka, C. Hori, S. Tsuchida, H. Tsukahara, M. Sudo.
Ultrasonographic findings of acute tubulointerstitial nephritis.
Am J Nephrol, 16 (1996), pp. 154-158
[9]
B.S. Ooi, W. Jao, M.R. First, R. Mancilla, V.E. Pollak.
Acute interstitial nephritis: A clinical and pathologic study based on renal biopsies.
Am J Med, 59 (1975), pp. 614-628
[10]
E. González, E. Gutiérrez, C. Galeano, C. Chevia, P. de Sequera, C. Bernis, et al.
Early steroid treatment improves the recovery of renal function in patients with drug induced acute interstitial nephritis.
Kidney Int, 73 (2008), pp. 940-946
[11]
E. González, M. Praga, Grupo Madrileño de Nefritis Intersticiales.
¿Cuándo tratar con esteroides a los pacientes con nefritis intersticial aguda por fármacos?.
Copyright © 2015. Sociedad Española de Nefrología
Idiomas
Nefrología

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.