Información de la revista
Vol. 29. Núm. 3.Junio 2009
También incluye anexos, los Resúmenes de la XVII Reunión de la Sociedad Extremeña de Nefrología, 27 y 28 marzo 2009, Olivenza (Badajoz).
Páginas 0-284
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 29. Núm. 3.Junio 2009
También incluye anexos, los Resúmenes de la XVII Reunión de la Sociedad Extremeña de Nefrología, 27 y 28 marzo 2009, Olivenza (Badajoz).
Páginas 0-284
DOI: 10.3265/Nefrologia.2009.29.3.5078.en.full
Acceso a texto completo
Propiedades cardiometabólicas del Manidipino: ¿Más allá de la reducción de la presión arterial?
Cardio-metabolic properties of manidipine: beyond lowering arterial pressure?
Visitas
9029
Nisa Buset Ríosa, Francisco Rodríguez Esparragóna, José Carlos Rodríguez Pérezb
a Unidad de Investigaci??n, Hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negr??n Las Palmas de Gran Canaria, Las Palmas de Gran Canaria, Espa??a,
b Unidad de Investigaci??n, Servicio de Nefrolog??a, Hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negr??n, Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Las Palmas de Gran Canaria, Las Palmas de Gran Canaria, Espa??a,
Este artículo ha recibido
9029
Visitas
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas

Desde su introducción en la década de los 70, la evolución de los calcioantagonistas ha permitido solventar la incertidumbre inicialmente generada por aquellos fármacos de primera generación. Éstos se caracterizan por una menor disponibilidad oral, una acción vasodilatadora rápida y corta acción. El manidipino surge como un derivado dihidropiridínico de tercera generación con ventajas adicionales reales frente a las generaciones anteriores, como son su alta lipofilicidad, su acción más prolongada y una vida media prolongada a nivel del receptor y, además, algunas ventajas teóricas entre otras, mejoras sobre la función renal reduciendo la presión intraglomerular y la microalbuminuria. Sin embargo, la evaluación clínica de estas últimas propiedades depende aún de los resultados que se deriven de la experiencia clínica. Además de ahondar en su papel en la reducción de la presión arterial, presentamos una breve revisión sobre nuevos aspectos cardiometabólicos de los calcioantagonistas dihidropiridínicos, centrándonos en el manidipino.

Palabras clave:
Resistencia a la insulina
Palabras clave:
Manidipino
Palabras clave:
Calcioantagonistas

From its introduction in the decade of the 70’s the evolution of the calcium channel blockers has allowed to resolve the uncertainty initially generated by those first generation drugs. These, are characterized by a smaller oral availability, a fast vasodilator action and a short duration of action. Manidipine arises as a dihydropyridine calcium antagonist of third generation with real additional advantages regarding to previous generations. They show high lipophilia, a more prolonged action and as well as a prolonged average life at the level of his receptor and, in addition, some theoretical advantages among others calcium antagonists, improvements on the renal function by reducing the intraglomerular pressure and microalbuminuria. Nevertheless, the clinical evaluation of these last properties still depends on the results derived from clinical trials. Besides to go deep in its role in their antihypertensive effect, we presented a brief review on new cardiometabolic aspects of these dihydropyridines calcium antagonists focusing in manidipine.

Keywords:
Insulin resistance
Keywords:
Manidipine
Keywords:
Calcium antagonists
Texto completo

Introducción

Hipertensión y resistencia insulínica son dos de los factores de riesgo más importantes del daño cardiovascular1,2. Una alternativa terapéutica antihipertensiva común incluye las combinaciones de calcioantagonistas (CAs) con inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECAs) o con bloqueadores del receptor de angiotensina II (ARAII)3, ya que el tratamiento monoterápico no es capaz, en la mayoría de los casos, de reducir la presión arterial.

Algunos estudios4,5 demuestran que tratamientos antihipertensivos en los que se incluyen calcioantagonistas, mejoran la sensibilidad insulínica. En un ensayo realizado con 158 pacientes hipertensos con diabetes tipo II, la combinación de manidipino y delapril mostró resultados parecidos a olmesartan e hidroclorotiazida en cuanto a la reducción de la presión arterial, pero evidenció menos cambios en la presión arterial en ortostatismo, así como ausencia de efectos metabólicos adversos. Estos datos resultan más interesantes en este grupo de pacientes, especialmente propensos a hipotensión ortostática, asociada a incrementos en morbi-mortalidad5.

Estudios preliminares en pacientes diabéticos con hipertensión no controlada y microalbuminuria, sugieren que, a pesar de la terapia adecuada con IECAs o ARAs, manidipino puede ser un tratamiento adecuado en combinación con inhibidores del sistema renina angiotensina para normalizar la presión arterial y la excreción urinaria de albúmina en pacientes con diabetes6.

Los calcioantagonistas constituyen una clase de moléculas altamente heterogénea, que pueden ser agrupadas en: derivados de la fenilalquilamina, como el verapamilo, derivados de benzodiazepinas, cuyo prototipo es el diltiazem, o derivados de 1,4-dihidropiridinas, como el manidipino7.

La primera generación de bloqueadores de canales de calcio dihidropiridínicos, como el nifedipino, se caracteriza por ser liberados de manera instantánea, tener vida media corta, y absorción rápida. A pesar de tener un perfil metabólico favorable, presentan algunos efectos adversos como caída brusca de la presión arterial, taquicardia o activación simpática. Es en la segunda generación, en la que se incluye al felodipino o isradipino entre otros, donde se observa que la liberación de la molécula es más lenta8.

La última generación de calcioantagonistas de vida media larga y acción prolongada, ha mostrado una disminución clara de la presión arterial reduciendo notablemente los efectos secundarios. En este sentido, un ensayo con 30 pacientes hipertensos obesos, a los que se sometió a tratamiento con amlodipino, manidipino y cilnidipino, reveló que estos calcioantagonistas de larga duración disminuyen la presión arterial y además reducen la resistencia insulínica, sugiriendo propiedades cardiometabólicas de interés4.

Canales de calcio dependientes de voltaje

Los canales de calcio dependientes de voltaje se clasifican según sus propiedades farmacológicas y electrofisiológicas en L, P/Q, N, R y T9. Están compuestos por múltiples subunidades heteroméricas: α, β, y δ. La subunidad a1 parece ser la responsable de las principales características de estos canales10-12.

A diferencia de los primeros calcioantagonistas, que sólo bloquean los canales tipo L, los de tercera generación, como manidipino, lercadipino, amlodipino, nivaldipino o efonidipino son capaces de bloquear tanto a los canales tipo L como a los de tipo T, estos últimos activos sólo durante proliferación celular.

Los canales de tipo L, se activan por despolarizaciones intensas, mediando el flujo prolongado de calcio al interior de una gran variedad de tipos celulares. De esta manera, juegan un papel central en la contracción de músculo cardiaco y liso (Cav1.2(α1C)), son responsables del tono del músculo liso arterial y se han convertido en dianas farmacológicas para tratar hipertensión y angina. En el riñón (Cav1.2(α1C) y Cav1.3(α1D)) promueven la dilatación de las arteriolas pre-glomerulares o aferentes, incrementando de manera ostensible la hipertensión glomerular. Además, encontramos otros canales tipo L en músculo esquelético Cav1.1(α1S), cerebro y riñón (Cav1.2(α1C), Cav1.3(α1D)), páncreas (Cav1.3(α1D)) y retina (Cav1.4(α1F))9

Los canales T se expresan en sistema nervioso (Cav3.1(α1G)), cerebro (Cav3.1(α1G), Cav3.2(α1H) y (Cav3.3(α1D)), corazón (Cav3.2(α1H)), riñón(Cav3.1(α1G), Cav3.2(α1H)) e hígado (Cav3.2(α1H))9. Su influencia en la secreción de hormonas como renina, aldosterona, péptido natriurético atrial e insulina ha sido postulada en múltiples ocasiones. Los canales de tipo T se activan por despolarizaciones cortas, provocando un flujo transitorio de calcio. En las arteriolas postglomerulares o eferentes, únicamente aparecen canales de tipo T, no L, por lo que su tono deberá estar controlado por los canales T y los receptores AT1 de la angiotensina II. Manidipino y lercanidipino bloquean los T de las arteriolas eferentes, por lo que disminuye la presión intraglomerular y con ello la excreción de albúmina, pero a la vez bloquean los canales tipo L favoreciendo la dilatación de la arteriola aferente. De esta manera, los antagonistas de los canales tipo T, influyen en la hemodinámica mediante su acción antihipertensiva9,13-15. Por lo tanto, podemos considerar su efecto como protector ante el daño renal, ya que el riñón es uno de los órganos diana en pacientes hipertensos y diabéticos.

La acción no hemodinámica de los antagonistas de canales tipo T podría tener múltiples efectos beneficiosos al inhibir procesos inflamatorios (inhibición de Rho quinasas, NFkB, adhesión leucocitaria), bloquear el sistema renina-angiotensina o el sistema nervioso simpático13.

Además de los canales L y T, existen canales P/Q en cerebro, riñón y glándula pituitaria ((Cav2.1(α1A)), canales N en cerebro y sistema nervioso (Cav2.2(α1B)) y canales R en cerebro, corazón y glándula pituitaria (Cav2.3(α1E))9.

Manidipino, adipogénesis y sensibilidad insulínica

La “hipótesis de lipotoxicidad” relaciona la diabetes tipo 2 con una pérdida de capacidad del tejido adiposo para acomodar el exceso de calorías. La pérdida de diferenciación adipocitaria hace que el exceso de calorías se acumule principalmente en hígado, páncreas y músculo, contribuyendo al desarrollo de resistencia insulínica16. Los adipocitos pequeños son sensibles a la insulina, al contrario que los maduros, que se hipertrofian y se vuelven resistentes a la hormona. Por ello, favorecer la adipogénesis, contribuiría a disminuir la resistencia insulínica en diabéticos tipo 2.

La mejora de la sensibilidad insulínica con calcioantagonistas dihidropiridínicos es casi imperceptible. En el caso del nifedipino, que bloquea sólo canales de tipo L, incluso la empeora e inhibe la liberación de glucosa4. Sin embargo, los estudios con manidipino muestran resultados sorprendentes en este sentido. Si bien algunos de estos estudios ya se han introducido, en un ensayo clínico realizado en 64 pacientes hipertensos con síndrome metabólico evaluados según criterios NCEP/ATPIII y aleatorizados a manidipino o amlodipino durante 12 semanas, observándose reducciones similares de la presión arterial entre ambos tratamientos y una reducción significativa de la resistencia a la insulina en los pacientes tratados con manidino17. En el mismo sentido el análisis, más reciente, de la combinación delaprilo / manidipino frente a olmesartán / hidroclorotiazida sobre la sensibilidad a la insulina y el fibrinógeno plasmático en pacientes obesos hipertensos mostró que la primera combinación redujo significativamente la resistencia a la insulina y los niveles plasmáticos de fibrinógeno, a pesar de que la reducción de los valores de presión arterial mostrara similar eficacia entre ambas combinaciones18

Experimentalmente se ha observado que el manidipino pero no el amlodipino ni el lercadipino activa PPARg en adipocitos 3T3-L1 de rata19,20. En nuestros estudios en células NIH-3T3 tratadas con manidipino, se observa un aumento tanto de la expresión PPARγ (receptor activado por proliferadores de peroxisomas) como de la expresión del gen de diferenciación adipocitaria 2 (aP2), indicador de la diferenciación adipocitaria y que puede considerarse testigo de la expresión del primero (Figura 1). Estos resultados sugieren que el manidipino aumenta la sensibilidad insulínica en pacientes hipertensos diabéticos estimulando la formación de nuevos adipocitos (observaciones no publicadas). En este sentido se ha observado que el aumento del nivel de calcio celular inhibe la diferenciación de preadipocitos21. Este hecho contrasta con el papel habitual del calcio en procesos más rápidos, como la neurosecreción, la excitación o la contracción.

La adipogénesis, como otros procesos de diferenciación, depende de factores de transcripción promotores, como PPARγ, o inhibidores, como la familia GATA, que a su vez son activados por señales extracelulares. La homeostasis del calcio ha sido estudiada poniendo especial interés en la calreticulina, principal proteína de unión al calcio en el lumen del retículo endoplasmático, y responsable en gran medida del intercambio rápido de calcio. Un estudio realizado en células madre y preadipocitos 3T3-L1 muestra como la calreticulina podría modular la adipogénesis mediante un mecanismo de feedback negativo. PPARγ es un potente activador transcripcional de calreticulina, ya que se une a su promotor. De esta manera, aumenta la expresión de calreticulina, pero una vez está sobreexpresada, la calreticulina inhibe la unión cis del heterodímero PPARγ-RxR a elementos de respuesta a PPARγ (PPRE), anulando la activación transcripcional de PPARγ por ácidos grasos. Mediante este mecanismo, la calreticulina regula negativamente la expresión tanto de PPARγ como de otros factores de transcripción proadipogénicos críticos como C/EBPα22.

La acción del manidipino, como bloqueador de canales de calcio, podría evitar la entrada de calcio al interior celular, disminuyendo la concentración de calcio en el retículo endoplasmático, y por tanto, la de calreticulina, favoreciendo de esta manera la diferenciación adipocitaria.

Manidipino, efecto antiinflamatorio, vasoprotector y antioxidante

El estrés oxidativo juega un papel fundamental en el desarrollo de la aterosclerosis. Varios estudios muestran la acción beneficiosa de los antagonistas dihidropiridínicos del calcio ante las lesiones ateroscleróticas23. Los efectos beneficiosos de los bloqueadores de calcio en células del endotelio macrovascular han de ser demostrados y justificados mediante mecanismos que no incluyan a los canales de calcio, ya que estos no se expresan en células endoteliales24. Así pues, algunos autores han postulado que la acción de las dihidropiridinas en este tejido estaba relacionada con su lipofilicidad25. Toba y cols. señalan un efecto antioxidante y antiinflamatorio del manidipino u otros calcioantagonistas de tercera generación como el amlodipino, mediado por el aumento de la expresión de la sintetasa de óxido nítrico endotelial (eNOS) y la inhibición de la expresión de la enzima convertidora de angiotensina (ECA), no así por su posible acción sobre la disminución de la presión arterial. En este estudio, se observa como manidipino normaliza la disminución tanto del gen como de la proteína de eNOS y, atenúa la sobreexpresión de NAPDH oxidasa, VCAM y MCP-1 en aorta de ratas hipertensas26. Además, manidipino muestra otro efecto beneficioso en aterogénesis, ya que inhibe la expresión de LOX-1, receptor de lipoproteínas de baja densidad inducido por la angiotensina II27.

Sun X y cols.28 demuestran recientemente que, tanto en adipocitos maduros diferenciados como en 3T3-L1 o en co-cultivos de ambos tipos celulares, el calcitriol aumenta la expresión de moléculas inflamatorias como MCP-1, MIF, M-CSF, MIP, IL-6, TNF o CD14. El tratamiento con nifedipino o con dinitrofenol, inhiben la acción del calcitriol, por lo que se revela un mecanismo dependiente del calcio y del desacoplamiento mitocondrial. Por tanto, cabría esperar que el bloqueo de canales de calcio con manidipino, al disminuir el nivel de calcio intracelular, mostrara un efecto antioxidativo y antiinflamatorio.

Conceptos clave.

1. Los canales de calcio dependientes de voltaje se clasifican según sus propiedades farmacológicas y electrofisiológicas en L, P/Q, N, R y T. Están compuestos por múltiples subunidades heteroméricas: α, β, γ y δ. La subunidad α1 parece ser la responsable de las principales características de estos canales.

2. Los canales de tipo L, se activan por despolarizaciones intensas responsables del tono del músculo liso arterial. Los canales de tipo T se activan por despolarizaciones cortas, provocando un flujo transitorio de calcio.

3. Si bien la mejora de la sensibilidad insulínica con calcioantagonistas dihidropiridínicos es casi imperceptible, hemos observado en células NIH-3T3 tratadas con manidipino un incremento de la expresión relativa de PPARγ (receptor activado por proliferadores de peroxisomas) y de la expresión relativa del gen de diferenciación adipocitaria 2 (aP2). Estos resultados preliminares podrían indicar que el manidipino aumenta la sensibilidad insulínica en pacientes hipertensos diabéticos estimulando la formación de nuevos adipocitos preservando la actividad PPARγ.

Bibliografía
[1]
Mathew B, Francis L, Kayalar A, Cone J. Obesity: effects on cardiovascular disease and its diagnosis. J.Am.Board Fam.Med. 2008; 21: 562-568 [Pubmed]
[2]
Yoshinaga M, Sameshima K, Tanaka Y et al. Association between the number of cardiovascular risk factors and each risk factor level in elementary school children. Circ.J. 2008; 72: 1594-1597 [Pubmed]
[3]
Chobanian AV, Bakris GL, Black HR et al. Seventh report of the Joint National Committee on Prevention, Detection, Evaluation, and Treatment of High Blood Pressure. Hypertension 2003; 42: 1206-1252
[4]
Ueshiba H, Miyachi Y. Effects of the long-acting calcium channel blockers, amlodipine, manidipine and cilnidipine on steroid hormones and insulin resistance in hypertensive obese patients. Intern.Med. 2004; 43: 561-565 [Pubmed]
[5]
Fogari R, Derosa G, Zoppi A et al. Effects of manidipine/delapril versus olmesartan/hydrochlorothiazide combination therapy in elderly hypertensive patients with type 2 diabetes mellitus. Hypertens.Res. 2008; 31: 43-50 [Pubmed]
[6]
Wenzel RR. Renal protection in hypertensive patients: selection of antihypertensive therapy. Drugs 2005; 65 Suppl 2: 29-39 [Pubmed]
[7]
Abernethy DR, Schwartz JB. Calcium-antagonist drugs. N.Engl.J.Med. 1999; 341: 1447-1457
[8]
Gojanovic B, Feihl F, Liaudet L, Waeber B. Concomitant calcium entry blockade and inhibition of the renin-angiotensin system: a rational and effective means for treating hypertension. J.Renin.Angiotensin.Aldosterone.Syst. 2008; 9: 1-9 [Pubmed]
[9]
Hayashi K, Wakino S, Sugano N et al. Ca2+ channel subtypes and pharmacology in the kidney. Circ.Res. 2007; 100: 342-353 [Pubmed]
[10]
Tiwari S, Zhang Y, Heller J, Abernethy DR, Soldatov NM. Atherosclerosis-related molecular alteration of the human CaV1.2 calcium channel alpha1C subunit. Proc.Natl.Acad.Sci.U.S.A 2006; 103: 17024-17029 [Pubmed]
[11]
Abernethy DR, Soldatov NM. Structure-functional diversity of human L-type Ca2+ channel: perspectives for new pharmacological targets. J.Pharmacol.Exp.Ther. 2002; 300: 724-728
[12]
Bergh JJ, Shao Y, Puente E, Duncan RL, Farach-Carson MC. Osteoblast Ca(2+) permeability and voltage-sensitive Ca(2+) channel expression is temporally regulated by 1,25-dihydroxyvitamin D(3). Am.J.Physiol Cell Physiol 2006; 290: C822-C831
[13]
Hayashi K, Wakino S, Homma K, Sugano N, Saruta T. Pathophysiological significance of T-type Ca2+ channels: role of T-type Ca2+ channels in renal microcirculation. J.Pharmacol.Sci. 2005; 99: 221-227 [Pubmed]
[14]
Martinez Martin FJ. [Calcium channel-blockers for managing metabolic syndrome-associated hypertension. Trials with manidipine]. Nefrologia. 2007; 27 Suppl 6: 26-35 [Pubmed]
[15]
Sabbatini M, Leonardi A, Testa R, Vitaioli L, Amenta F. Effect of calcium antagonists on glomerular arterioles in spontaneously hypertensive rats. Hypertension 2000; 35: 775-779 [Pubmed]
[16]
Sharma AM, Janke J, Gorzelniak K, Engeli S, Luft FC. Angiotensin blockade prevents type 2 diabetes by formation of fat cells. Hypertension 2002; 40: 609-611 [Pubmed]
[17]
Martinez Martin FJ. Manidipne (but not amlodipine), increases insulin sensitivity and rises plasma adiponectin cocentrations in hypertensive non-diabetic patients with metabolic syndrome and impaired fasting glucose. Diabetologia 2005; 48 Suppl 1: A374
[18]
Fogari R, Derosa G, Zoppi A et al. Effect of delapril/manidipine vs olmesartan/ hydrochlorothiazide combination on insulin sensitivity and fibrinogen in obese hypertensive patients. Intern.Med. 2008; 47: 361-366 [Pubmed]
[19]
Nakami T, Martinez MFJ. Manidipine prevents hepatic C-reactive protein production and reactive oxygen species generation by down-regulation of the age receptor expression, dependent on PPAR-gamma activation. Journal of Hypertension 2007; 25: S119-S120
[20]
Oshimura H, Nakami T, Javier MF. Manidipine has a marked non-haemodynamic nephroprotective action; Partly dependent on PPAR-gamma activation, and synergistic with angiotensin receptor blockade. Journal of Hypertension 2007; 25: S8
[21]
Meldolesi J. Inhibition of adipogenesis: a new job for the ER Ca2+ pool. J.Cell Biol. 2008; 182: 11-13 [Pubmed]
[22]
Szabo E, Qiu Y, Baksh S, Michalak M, Opas M. Calreticulin inhibits commitment to adipocyte differentiation. J.Cell Biol. 2008; 182: 103-116 [Pubmed]
[23]
Simon A, Levenson J. Effects of calcium channel blockers on atherosclerosis: new insights. Acta Cardiol. 2002; 57: 249-255 [Pubmed]
[24]
Adams DJ, Barakeh J, Laskey R, Van Breemen C. Ion channels and regulation of intracellular calcium in vascular endothelial cells. FASEB J. 1989; 3: 2389-2400 [Pubmed]
[25]
Berkels R, Breitenbach T, Bartels H et al. Different antioxidative potencies of dihydropyridine calcium channel modulators in various models. Vascul.Pharmacol. 2005; 42: 145-152 [Pubmed]
[26]
Toba H, Nakagawa Y, Miki S et al. Calcium channel blockades exhibit anti-inflammatory and antioxidative effects by augmentation of endothelial nitric oxide synthase and the inhibition of angiotensin converting enzyme in the N(G)-nitro-L-arginine methyl ester-induced hypertensive rat aorta: vasoprotective effects beyond the blood pressure-lowering effects of amlodipine and manidipine. Hypertens.Res. 2005; 28: 689-700 [Pubmed]
[27]
Toba H, Shimizu T, Miki S et al. Calcium [corrected] channel blockers reduce angiotensin II-induced superoxide generation and inhibit lectin-like oxidized low-density lipoprotein receptor-1 expression in endothelial cells. Hypertens.Res. 2006; 29: 105-116 [Pubmed]
[28]
Sun X, Zemel MB. Calcitriol and calcium regulate cytokine production and adipocyte-macrophage cross-talk. J.Nutr.Biochem. 2008; 19: 392-399 [Pubmed]
Idiomas
Nefrología

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.