Información de la revista
Vol. 34. Núm. 1.Enero 2014
Páginas 0-138
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 34. Núm. 1.Enero 2014
Páginas 0-138
DOI: 10.3265/Nefrologia.pre2013.Nov.12267
Acceso a texto completo
Farmacogenética del tacrolimus: ¿del laboratorio al paciente?
Pharmacogenetics of tacrolimus: from bench to bedside?
Visitas
10258
Beatriz Taviraa, Carmen Díaz-Corteb, Diego Coronelc, Francisco Ortegad, Eliecer Cotoe
a Servicio de Gen??tica Molecular, Hospital Universitario Central de Asturias, Oviedo,
b Servicio de Nefrolog??a, Hospital Universitario Central de Asturias. Departamento de Medicina, Universidad de Oviedo,
c Servicio de Nefrolog??a, Hospital Universitario Central de Asturias, Oviedo,
d Servicio de Nefrolog??a, Hospital Universitario Central de Asturias. Fundaci??n Renal I??igo ??lvarez de Toledo, Madrid,
e Servicio de Gen??tica Molecular, Hospital Universitario Central de Asturias, Oviedo. Departamento de Medicina, Universidad de Oviedo. Fundaci??n Renal I??igo ??lvarez de Toledo, Madrid,
Este artículo ha recibido
10258
Visitas
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (2)

El tacrolimus (Tac) es un inmunosupresor ampliamente usado para prevenir el rechazo en el trasplante renal. Los pacientes reciben una dosis inicial estándar y se miden los niveles sanguíneos, con ajuste de la dosis hasta alcanzar una concentración dentro del rango aceptado. Existe una gran variabilidad interindividual en las dosis necesarias para alcanzar ese nivel diana en sangre, y muchos pacientes requieren varias modificaciones de la dosis hasta alcanzarlo. Uno de los principales determinantes de estas diferencias es un polimorfismo del gen CYP3A5 que determina que alrededor del 80 % de los caucásicos sean metabolizadores lentos y requieran dosis menores que los metabolizadores rápidos. Se ha propuesto que los pacientes trasplantados reciban dosis iniciales de Tac con base en el genotipo CYP3A5. Para que este procedimiento fuese aceptado por los clínicos, deberían demostrarse sus ventajas frente al procedimiento actual, más allá de un menor tiempo para alcanzar la dosis óptima. Por ejemplo, menor tasa de nefrotoxicidad y rechazo o menor coste por necesitar, entre otros, menos modificaciones de la dosis de Tac y menos terapia de inducción con anticuerpos.

Palabras clave:
Trasplante renal
Palabras clave:
Farmacogenética
Palabras clave:
Citocromo P450
Palabras clave:
Tacrolimus
Palabras clave:
Farmacocinética

Tacrolimus (FK-506) is an immunosuppressant widely used to prevent kidney transplant rejection. Patients receive an initial standard dose and tacrolimus levels are measured in blood. If necessary, the dose is adjusted to reach a blood concentration within the accepted range. There is great interindividual variability in the dose required to achieve the target blood level, and many patients require multiple modifications of the dose to reach the range. One of the main determinants of these differences is a CYP3A5 gene polymorphism that determines that about 80% of Caucasians are poor metabolisers and require lower doses compared to the extensive metabolisers. It has been proposed that transplanted patients could receive an initial Tacrolimus dose based on the CYP3A5 genotype. This could reduce the time to achieve the optimal blood level, reducing the number of dose modifications. However, to be accepted by clinicians and translated to the clinical practice this adapted dose procedure should give additional advantages such as a significant reduction of the rates of nephrotoxicity and rejection, or a lower cost due to less dose modifications of Tacrolimus and less antibody induction therapy.

Keywords:
renal transplant
Keywords:
Pharmacogenetics
Keywords:
Cytochrome P450
Keywords:
Tacrolimus
Keywords:
Pharmacokinetics
Texto completo

INTRODUCCIÓN

 

El objetivo del tratamiento inmunosupresor es prevenir el rechazo del injerto. Para ello se administran fármacos que actúan sobre distintas vías de la respuesta aloinmune, tratando de obtener el mayor grado de inmunosupresión, pero minimizando la toxicidad y otros efectos adversos, especialmente el desarrollo de tumores y de infecciones1. El tratamiento inmunosupresor recomendado consiste en una terapia inicial de «inducción» con anticuerpos (monoclonales o policlonales) dirigida a evitar el rechazo temprano y a reducir las dosis de otros inmunosupresores, especialmente anticalcineurínicos; y una inmunosupresión de mantenimiento con tres fármacos: un inhibidor de la calcineurina, como el tacrolimus o la ciclosporina A, un inhibidor de la síntesis de purinas (micofenolato mofetilo [MMF]) y esteroides2. Otros inmunosupresores, como los inhibidores del receptor de la rapamicina en mamíferos (sirolimus y everolimus), aunque no se suelen utilizar desde el principio, permiten realizar distintas combinaciones inmunosupresoras a lo largo del tiempo.

Para la mayoría de los fármacos cada paciente recibe una dosis inicial en función de variables como el peso y la edad. En el caso de que los niveles del fármaco se puedan medir en la sangre, la dosis puede ser ajustada hasta un valor sanguíneo dentro de un rango aceptable. En el caso de los inmunosupresores, una dosis demasiado baja podría resultar en rechazo del órgano, y una demasiado alta en toxicidad. La variación en los genes (mutaciones y polimorfismos) que codifican proteínas implicadas en la metabolización de los fármacos puede condicionar la concentración sanguínea del principio farmacológicamente activo. Las proteínas codificadas por estos genes con relevancia farmacogenética pueden actuar a nivel de la absorción intestinal (condicionando así la cantidad del fármaco que pasa al torrente sanguíneo) o en el hígado, generando moléculas terapéuticamente inactivas o activas. Por último, pueden modificar al fármaco o sus metabolitos para facilitar su eliminación. Para la mayoría de los genes que participan en esos procesos hay polimorfismos que determinan formas más o menos activas de las proteínas, por lo que a partir de los genotipos correspondientes podríamos incluir a cada paciente dentro de grupos de mejor/peor respuesta terapéutica. En esta revisión analizamos la farmacogenética del tacrolimus, discutiendo los pros y los contras de decidir la dosis con base en el genotipo del paciente.

 

TACROLIMUS: MECANISMO DE ACCIÓN, FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINÁMICA

 

El tacrolimus (FK-506) es un inhibidor de la calcineurina, una fosfoproteína que promueve la transcripción de genes implicados en el crecimiento y diferenciación de los linfocitos T-CD4. Cuando el tacrolimus se une a su diana intracelular, se produce una inhibición de la transcripción de genes como la interleucina-23. Este inmunosupresor se caracteriza por su variabilidad farmacocinética (interindividual) y tener un margen terapéutico estrecho4. Debido a ello, se requiere la monitorización de las dosis de forma continuada durante las primeras semanas posteriores al trasplante con el objetivo de alcanzar un nivel sanguíneo adecuado para evitar el rechazo (niveles demasiado bajos) o la nefrotoxicidad (demasiado altos)5,6. Aunque se absorbe de forma rápida (a nivel intestinal), su biodisponibilidad oral es muy baja: de la dosis total que recibe el paciente solo el 25 % pasaría a la sangre. La concentración sanguínea máxima se alcanza entre una y tres horas después de la toma. La administración, bien en dos tomas (Prograf®, Astellas®) o en una sola toma diaria en el caso de la forma de liberación prolongada (Advagraf®), debería iniciarse dentro de las 24 horas posteriores al trasplante; aunque atendiendo a las características del donante puede haber diferencias entre los centros, tanto en las pautas de administración y las dosis como en las combinaciones con otros inmunosupresores. En el caso del trasplante renal el estudio Symphony recomienda una dosis oral inicial de tacrolimus en el rango 0,10-0,30 mg/kg/día, en función de las características de donante y receptor y de la medicación inmunosupresora asociada7.

A nivel intestinal el tacrolimus es sustrato de la glicoproteína-P (PgP) o MDR-1 (multidrug resistance-1), codificada por el gen ABCB18-10. Esta proteína se encuentra en la membrana de los enterocitos y regula el paso de sustancias desde el interior de la célula hacia el espacio extracelular a través de un mecanismo dependiente de adenosín trifosfato (ATP). Una vez en la sangre, el tacrolimus llegará al hígado, donde es metabolizado por citocromo-P450 reductasas de la familia CYP3A, fundamentalmente CYP3A5 y CYP3A411. Finalmente, los metabolitos son excretados por la orina y la bilis. El estrecho margen terapéutico y la gran variabilidad farmacocinética y farmacodinámica entre individuos hacen necesario medir los niveles sanguíneos del tacrolimus y sus metabolitos para ajustar la dosis hasta alcanzar una concentración circulante adecuada12. Existen varios métodos de medición basados en el empleo de anticuerpos (ELISA) o en la espectrometría de masas. La monitorización de los niveles «valle» de tacrolimus (C0) es fundamental durante los primeros días posteriores al trasplante y se realiza inmediatamente antes de cada toma. En el caso del trasplante renal, el estudio Symphony recomienda que los valores C0 en sangre total se hallen entre 5 y 20 ng/ml durante las primeras semanas posteriores al trasplante, y entre 3 y 12 ng/ml cuando el paciente pase a la terapia de mantenimiento7. La monitorización y ajuste de la dosis debe realizarse cuando se introduzcan cambios en el régimen inmunosupresor, en su forma farmacéutica, o después de la administración de otros fármacos que pudieran interferir con su absorción y/o metabolismo (como el clopidogrel y la simvastatina). Estas modificaciones de la dosis serían también necesarias cuando haya sospechas de nefrotoxicidad13,14.

 

FARMACOGENÉTICA DEL TACROLIMUS

 

El principal determinante de variabilidad interindividual en las dosis de tacrolimus es la actividad del citocromo P450-3A5, codificado por el gen CYP3A5. De todos los polimorfismos de este gen, un cambio de un solo nucleótido (SNP), conocido como CYP3A5*3 (SNP rs776746), es el principal regulador de la dosis óptima15-19. Esta variante se halla en el intrón 3 del gen CYP3A5 y afecta al procesamiento del pre-ARNm, de forma que no tiene lugar una unión perfecta entre los exones 3 y 4. El ARNm resultante tendrá una secuencia anómala, por lo que es inestable y será eliminado por la célula, de forma que no se llega a sintetizar proteína20,21. Así, los portadores de dos copias (homocigotos) del alelo CYP3A5*3 carecen de la proteína (no expresores) frente a los portadores de al menos una copia del alelo normal (designado como CYP3A5*1)22-26. En resumen, CYP3A5*3 permitiría clasificar a cada paciente en un fenotipo «metabolizador lento» (homocigotos CYP3A5*3*3), «metabolizador intermedio» o «metabolizador rápido» (heterocigotos CYP3A5*1*3 y homocigotos CYP3A5*1*1, respectivamente). Estos últimos necesitarían las dosis más altas para alcanzar los niveles diana de tacrolimus (tabla 1)24-26. Otras variantes génicas podrían estar implicadas en la metabolización del tacrolimus, aunque los resultados obtenidos hasta la fecha no son tan concluyentes como los del CYP3A5*327-30. Las diferencias en las frecuencias de los alelos del gen CYP3A5 entre grupos étnicos podrían explicar el mayor requerimiento de dosis en los afroamericanos: mientras que alrededor del 80 % de los caucásicos son metabolizadores lentos (homocigotos para el alelo CYP3A5*3), la mayoría de los sujetos de raza negra son homocigotos CYP3A5*1*1 (metabolizadores rápidos)31,32. Estas diferencias genéticas podrían también explicar el mayor riesgo de rechazo y nefrotoxicidad entre los afroamericanos33.

Alrededor del 40 % del tacrolimus que recibe un paciente sería metabolizado por el P450-3A4. En el gen CYP3A4 se han hallado variantes que podrían afectar a la actividad de este citocromo y, por tanto, a los niveles/dosis de sus fármacos sustrato. En el caso del tacrolimus el polimorfismo CYP3A4*1B (SNP rs2740574) en la región promotora del gen (-392 A>G) ha sido relacionado con las dosis, precisando los portadores del alelo CYP3A4*1B dosis mayores del fármaco22,34,35. El efecto podría deberse a que este alelo se traduciría en mayores niveles de la proteína. Por otro lado, se han descrito recientemente algunas variantes que podrían afectar al metabolismo del tacrolimus, como el polimorfismo CYP3A4*2236,37. Sin embargo, otros estudios no apoyan un efecto significativo de esta variante del CYP3A4 sobre los requerimientos de dosis38,39. A la hora de valorar estas discrepancias debemos tener en cuenta que la mayoría de los portadores del alelo CYP3A4*22 son a su vez homocigotos para el alelo CYP3A5*3, por lo que resulta difícil cuantificar su efecto en los pacientes metabolizadores rápidos para CYP3A539.

El gen ABCB1 codifica la PgP, una proteína que se expresa en muchos tipos celulares y tejidos y regularía la absorción intestinal de muchos fármacos. Se ha descrito una relación entre el polimorfismo C3435T (SNP rs1045642) en el exón 26 del gen y la expresión intestinal de esta glicoproteína, por lo que este (y otros polimorfismos) podría condicionar los requerimientos de dosis de varios fármacos40,41. En el caso del tacrolimus varios estudios hallaron una relación significativa entre la dosis y el genotipo del polimorfismo C3435T17,28,42. Sin embargo, este efecto no ha sido confirmado por otros y tampoco afectaría a la dosis en nuestros pacientes17,22,28,42-44. La expresión de la PgP en las células renales podría condicionar la cantidad de tacrolimus que accede a su interior y, por tanto, el nivel de toxicidad. En este sentido, ha sido descrita una relación entre el genotipo C3435T del donante y el riesgo de nefrotoxicidad45. Aunque este estudio abriría una nueva vía farmacogenética en el trasplante renal, está basado en un número reducido de pacientes, por lo que debería confirmarse en otras poblaciones.

 

APLICACIÓN CLÍNICA DE LA FARMACOGENÉTICA DEL TACROLIMUS

 

La dosis inicial de tacrolimus se determina en función de variables como la edad, el peso o la raza del paciente7,46,47. Algunos autores han propuesto algoritmos para calcular la dosis inicial que incluyen como variable el genotipo CYP3A5, que debería ser determinado antes del trasplante. En teoría, la inclusión del genotipo podría reducir el número de ajustes de la dosis y el tiempo necesario para alcanzar la concentración sanguínea deseada. Para varios fármacos, la elección de una dosis con base en el genotipo ya figura como recomendación de la Food and Drug Administration y otras agencias. En el caso del tacrolimus, para que la comunidad médica aceptase la farmacogenética como criterio de prescripción, el genotipo del paciente debería otorgar alguna ventaja significativa sobre el procedimiento actual: por ejemplo, la reducción del porcentaje de rechazo u otros eventos adversos; menos modificaciones de las dosis postrasplante; ahorro gracias a la reducción del gasto farmacéutico o de la estancia hospitalaria, etc. Sin embargo, hasta ahora no hay estudios que hayan demostrado claramente las ventajas de dar una dosis inicial variable según el genotipo frente al procedimiento actual de una dosis prefijada.

Para demostrar esas ventajas, habría que tratar a un grupo de pacientes con una dosis inicial basada en el genotipo y comparar los resultados con los de otro grupo de similares características (edad, sexo, régimen inmunosupresor) que reciben tacrolimus según las pautas tradicionales. El estudio que más se aproximaría es uno realizado sobre 236 trasplantados renales divididos en dos grupos: 120 pacientes (grupo control) recibieron 0,2 mg/kg/día y 116 pacientes (grupo dosis adaptada) una dosis según el genotipo CYP3A5: 0,15 mg/kg/día los metabolizadores lentos (homocigotos CYP3A5*3*3, n = 90) y 0,30 mg/kg/día los rápidos (portadores CYP3A5*1, n = 26)48. Ahora bien, los pacientes empezaron a recibir tacrolimus a partir del séptimo día posterior al trasplante (y no desde el primer día), manteniéndose bajo terapia de inducción con basiliximab (Simulect®; Novartis, Basel, Switzerland) o con globulina antitimocítica (Thymoglobulin®; Genzyme, Cambridge, MA) durante esa semana. Los dos grupos fueron comparados para el porcentaje de casos con valor C0 en el rango 10-15 ng/l tras seis dosis orales de tacrolimus, tiempo necesario para alcanzar ese rango, número de modificaciones de la dosis hasta alcanzar el rango, número de sesiones de diálisis hasta funcionamiento del órgano, incidencia de rechazo agudo (demostrado por biopsia), pérdida del órgano y fallecimiento48. El estudio concluyó que tras tres días de tratamiento con tacrolimus había un mayor porcentaje de pacientes que alcanzaban el valor diana C0 (43,2 % frente a 29,1 %; p = 0,03) en el grupo de dosis adaptada, y estos pacientes necesitaron también menos modificaciones de la dosis. Sin embargo, la incidencia de rechazo agudo o los valores de la función renal eran similares entre los dos grupos (tabla 2). El tamaño de la muestra sería suficiente para alcanzar una potencia estadística del 80 %.

Puesto que midiendo los niveles y ajustando la dosis diariamente la mayoría de los pacientes alcanzarían el nivel diana en sangre dentro de las dos primeras semanas posteriores al trasplante, el nefrólogo podría ver poca utilidad en dosificar según el genotipo en ausencia de otras ventajas. Dado que el estudio de Thervet et al. incluyó pacientes tratados con terapia de inducción y una dosis elevada de MMF, no resulta extraño que no hubiese diferencias en el porcentaje de rechazo agudo y otras variables clínicas. Por tanto, habría que evaluar el papel de dosificar según el genotipo en pacientes sin terapia de inducción y prescribiendo la dosis de tacrolimus inmediatamente después del trasplante, en lugar de esperar una semana49.

 

CONCLUSIONES

 

Aunque el papel del genotipo del CYP3A5 como determinante de las dosis de tacrolimus es incuestionable, la utilidad de dar una dosis inicial con base en el genotipo podría depender de ventajas más allá de la reducción del número de modificaciones de la dosis. Se necesitan ensayos que demuestren que dar una dosis adaptada reduciría las tasas de nefrotoxicidad y rechazo, o ahorro económico por un menor requerimiento de terapias de inducción o menos tiempo de hospitalización.

 

CONCEPTOS CLAVE

 

  • Las diferencias interindividuales en la dosis de tacrolimus están determinadas por un polimorfismo del gen CYP3A5.
  • Los sujetos CYP3A5 metabolizadores lentos (80 % de los caucásicos) requieren las dosis más bajas.
  • Dar una dosis inicial de tacrolimus con base en el genotipo CYP3A5 podría reducir el tiempo y el número de modificaciones de dosis necesarias para alcanzar el nivel diana en la sangre.
  • Sin embargo, todavía está por determinar si este procedimiento reduciría (entre otras variables) las tasas de toxicidad y rechazo, la necesidad de terapia de inducción o el gasto por hospitalización, entre otras ventajas.
  •  

    AGRADECIMIENTOS

     

    Estudio financiado por la Red de Investigación Renal del Instituto de Salud Carlos III (RD12/0021/0012; RD12/0021/0018).

     

    Conflictos de interés

     

    Los autores declaran que no tienen conflictos de interés potenciales relacionados con los contenidos de este artículo.

    Tabla 1. Dosis diaria de tacrolimus (mediana y rango) según el genotipo CYP3A5 en tres series de trasplantados renales

    Tabla 2. Resumen del estudio de Thervet et al.48

    Bibliografía
    [1]
    Halloran F. Immunosuppressive drugs for kidney transplantation. N Engl J Med 2004;351(26):2715-29. [Pubmed]
    [2]
    Kasiske BL, Zeier MG, Craig JC, Ekberg H, Garvey CA, Green MD, et al. KDIGO clinical practice guideline for the care of kidney transplant recipients. Am J Transplant 2009;9 Suppl 3:S1-155.
    [3]
    Liu J, Farmer JD, Lane WS, Friedman J, Weissman I, Schreiber SL. Calcineurin is a common target of cyclophilin-cyclosporin A and FKBP-FK506 complexes. Cell 1991;66(4):807-15. [Pubmed]
    [4]
    Venkataramanan R, Swaminathan A, Prasad T, Jain A, Zuckerman S, Warty V, et al. Clinical pharmacokinetics of tacrolimus. Clin Pharmacokinet 1995;29(6):404-30. [Pubmed]
    [5]
    Staatz C, Taylor P, Tett S. Low tacrolimus concentrations and increased risk of early acute rejection in adult renal transplantation. Nephrol Dial Transplant 2001;16(9):1905-9. [Pubmed]
    [6]
    Mayer AD, Dmitrewski J, Squifflet JP, Besse T, Grabensee B, Klein B, et al. Multicenter randomized trial comparing tacrolimus (FK506) and cyclosporine in the prevention of renal allograft rejection: a report of the European Tacrolimusrolimus Multicenter Renal Study Group. Transplantation 1997;64(3):436-43.
    [7]
    Ekberg H, Tedesco-Silva H, Demirbas A, V??tko S, Nashan B, G??rkan A; ELITE-Symphony Study. Reduced exposure to calcineurin inhibitors in renal transplantation. N Engl J Med 2007;357(25):2562-75. [Pubmed]
    [8]
    Ueda K, Cornwell MM, Gottesman MM, Pastan I, Roninson IB, Ling V, et al. The mdr1 gene, responsible for multidrug-resistance, codes for P-glycoprotein. Biochem Biophys Res Commun 1986;141(3):956-62. [Pubmed]
    [9]
    Saeki T, Ueda K, Tanigawara Y, Hori R, Komano T. Human P-glycoprotein transports cyclosporin A and FK506. J Biol Chem 1993;268(9):6077-80. [Pubmed]
    [10]
    Hebert MF. Contributions of hepatic and intestinal metabolism and P-glycoprotein to cyclosporine and tacrolimus oral drug delivery. Adv Drug Deliv Rev 1997;27(2-3):201-14.
    [11]
    Shiraga T, Matsuda H, Nagase K, Iwasaki K, Noda K, Yamazaki H, et al. Metabolism of FK506, a potent immunosuppressive agent, by cytochrome P450 3A enzymes in rat, dog and human liver microsomes. Biochem Pharmacol 1994;47(4):727-35. [Pubmed]
    [12]
    Scholten EM, Cremers SC, Schoemaker RC, Rowshani AT, van Kan EJ, den Hartigh J, et al. AUC-guided dosing of tacrolimus prevents progressive systemic overexposure in renal transplant recipients. Kidney Int 2005;67(6):2440-7. [Pubmed]
    [13]
    Ekberg H, Tedesco-Silva H, Demirbas A, V??tko S, Nashan B, G??rkan A, et al. Reduced exposure to calcineurin inhibitors in renal transplantation. N Engl J Med 2007;357(25):2562-75. [Pubmed]
    [14]
    Stratta P, Quaglia M, Cena T, Antoniotti R, Fenoglio R, Menegotto A, et al. The interactions of age, sex, body mass index, genetics, and steroid weight-based doses on tacrolimus dosing requirement after adult kidney transplantation. Eur J Clin Pharmacol 2012;68(5):671-80. [Pubmed]
    [15]
    Dai Y, Hebert MF, Isoherranen N, Davis CL, Marsh C, Shen DD, et al. Effect of CYP3A5 polymorphism on tacrolimus metabolic clearance in vitro. Drug Metab Dispos 2006;34(5):836-47. [Pubmed]
    [16]
    Jacobson PA, Oetting WS, Brearley AM, Leduc R, Guan W, Schladt D, et al. Novel polymorphisms associated with tacrolimus trough concentrations: results from a multicenter kidney transplant consortium. Transplantation 2011;91(3):300-8. [Pubmed]
    [17]
    Macphee IA, Fredericks S, Tai T, Syrris P, Carter ND, Johnston A, et al. Tacrolimus pharmacogenetics: polymorphisms associated with expression of cytochrome p4503A5 and P-glycoprotein correlate with dose requirement. Transplantation 2002;74(11):1486-9. [Pubmed]
    [18]
    Thervet E, Anglicheau D, King B, Schlageter MH, Cassinat B, Beaune P. Impact of cytochrome p450 3A5 genetic polymorphism on tacrolimus doses and concentration-to-dose ratio in renal transplant recipients. Transplantation 2003;76:1233-5. [Pubmed]
    [19]
    Haufroid V, Wallemacq P, VanKerckhove V, Elens L, De Meyer M, Eddoure DC, et al. CYP3A5 and ABCB1 polymorphisms and tacrolimus pharmacokinetics in renal transplant candidates: guidelines from an experimental study. Am J Transplant 2006;6(11):2706-13. [Pubmed]
    [20]
    Kuehl P, Zhang J, Lin Y, Lamba J, Assem M, Schuetz J, et al. Sequence diversity in CYP3A promoters and characterization of the genetic basis of polymorphic CYP3A5 expression. Nat Genet 2001;27(4):383-91. [Pubmed]
    [21]
    Hustert E, Haberl M, Burk O, Wolbold R, He YQ, Klein K, et al. The genetic determinants of the CYP3A5 polymorphism. Pharmacogenetics 2001;11(9):773-9. [Pubmed]
    [22]
    Tavira B, Coto E, Diaz-Corte C, Ortega F, Arias M, Torres A, et al. Pharmacogenetics of tacrolimus after renal transplantation: analysis of polymorphisms in genes encoding 16 drug metabolizing enzymes. Clin Chem Lab Med 2011;49(5):825-33. [Pubmed]
    [23]
    23.Tsuchiya N, Satoh S, Tada H, Li Z, Ohyama C, Sato K, et al. Influence of CYP3A5 and MDR1 (ABCB1) polymorphisms on the pharmacokinetics of tacrolimus in renal transplant recipients. Transplantation 2004;78(8):1182-7. [Pubmed]
    [24]
    Quteineh L, Verstuyft C, Furlan V, Durrbach A, Letierce A, Ferlicot S, et al. Influence of CYP3A5 genetic polymorphism on tacrolimus daily dose requirements and acute rejection in renal graft recipients. Basic Clin Pharmacol Toxicol 2008;103(6):546-52. [Pubmed]
    [25]
    Satoh S, Saito M, Inoue T, Kagaya H, Miura M, Inoue K, et al. CYP3A5 *1 allele associated with tacrolimus trough concentrations but not subclinical acute rejection or chronic allograft nephropathy in Japanese renal transplant recipients. Eur J Clin Pharmacol 2009;65(5):473-81. [Pubmed]
    [26]
    MacPhee IA, Holt DW. A pharmacogenetic strategy for immunosuppression based on the CYP3A5 genotype. Transplantation 2008;85(2):163-5. [Pubmed]
    [27]
    Miura M, Satoh S, Kagaya H, Saito M, Numakura K, Tsuchiya N, et al. Impact of the CYP3A4*1G polymorphism and its combination with CYP3A5 genotypes on tacrolimus pharmacokinetics in renal transplant patients. Pharmacogenomics 2011;12(7):977-84. [Pubmed]
    [28]
    Roy JN, Barama A, Poirier C, Vinet B, Roger M. Cyp3A4, Cyp3A5, and MDR-1 genetic influences on tacrolimus pharmacokinetics in renal transplant recipients. Pharmacogenet Genomics 2006;16(9):659-65. [Pubmed]
    [29]
    Min SI, Kim SY, Ahn SH, Min SK, Kim SH, Kim YS, et al. CYP3A5 *1 allele: impacts on early acute rejection and graft function in tacrolimus-based renal transplant recipients. Transplantation 2010;90:1394-400. [Pubmed]
    [30]
    Hesselink DA, van Schaik RH, van der Heiden IP, van der Werf M, Gregoor PJ, Lindemans J, et al. Genetic polymorphisms of the CYP3A4, CYP3A5, and MDR-1 genes and pharmacokinetics of the calcineurin inhibitors cyclosporine and tacrolimus. Clin Pharmacol Ther 2003;74(3):245-54. [Pubmed]
    [31]
    Dirks NL, Huth B, Yates CR, Meibohm B. Pharmacokinetics of immunosuppressants: a perspective on ethnic differences. Int J Clin Pharmacol Ther 2004;42(12):701-18. [Pubmed]
    [32]
    Neylan JF. Racial differences in renal transplantation after immunosuppression with tacrolimus versus cyclosporine. FK506 Kidney Transplant Study Group. Transplantation 1998;65(4):515-23.
    [33]
    Padiyar A, Augustine JJ, Bodziak KA, Aeder M, Schulak JA, Hricik DF. Influence of African-American ethnicity on acute rejection after early steroid withdrawal in primary kidney transplant recipients. Transplant Proc 2010;42(5):1643-7. [Pubmed]
    [34]
    Kuypers DR, de Jonge H, Naesens M, Lerut E, Verbeke K, Vanrenterghem Y. CYP3A5 and CYP3A4 but not MDR1 single-nucleotide polymorphisms determine long-term tacrolimus disposition and drug-related nephrotoxicity in renal recipients. Clin Pharmacol Ther 2007;82(6):711-25. [Pubmed]
    [35]
    Amirimani B, Ning B, Deitz AC, Weber BL, Kadlubar FF, Rebbeck TR. Increased transcriptional activity of the CYP3A4*1B promoter variant. Environ Mol Mutagen 2003;42(4):299-305. [Pubmed]
    [36]
    Elens L, van Schaik RH, Panin N, de Meyer M, Wallemacq P, Lison D, et al. Effect of a new functional CYP3A4 polymorphism on calcineurin inhibitors' dose requirements and trough blood levels in stable renal transplant patients. Pharmacogenomics 2011;12(10):1383-96. [Pubmed]
    [37]
    Elens L, Bouamar R, Hesselink DA, Haufroid V, van der Heiden IP, van Gelder T, et al. A new functional CYP3A4 intron 6 polymorphism significantly affects tacrolimus pharmacokinetics in kidney transplant recipients. Clin Chem 2011;57(11):1574-83. [Pubmed]
    [38]
    Tavira B, Coto E, Diaz-Corte C, Alvarez V, Lopez-Larrea C, Ortega F. A search for new CYP3A4 variants as determinants of tacrolimus dose requirements in renal-transplanted patients. Pharmacogenet Genomics 2013;23(8):445-8. [Pubmed]
    [39]
    Santoro AB, Struchiner CJ, Felipe CR, Tedesco-Silva H, Medina-Pestana JO, Suarez-Kurtz G. CYP3A5 genotype, but not CYP3A4*1b, CYP3A4*22, or hematocrit, predicts tacrolimus dose requirements in Brazilian renal transplant patients. Clin Pharmacol Ther 2013;94(2):201-2. [Pubmed]
    [40]
    Hoffmeyer S, Burk O, von Richter O, Arnold HP, Brockmoller V, Johne A, et al. Functional polymorphisms of the human multidrug-resistance gene: multiple sequence variations and correlation of one allele with P-glycoprotein expression and activity in vivo. Proc Natl Acad Sci U S A 2000;97(7):3473-8. [Pubmed]
    [41]
    Zimprich F, Sunder-Plassmann R, Stogmann E, Gleiss A, Dal-Bianco A, Zimprich A, et al. Association of an ABCB1 gene haplotype with pharmacoresistance in temporal lobe epilepsy. Neurology 2004;63(6):1087-9. [Pubmed]
    [42]
    Op den Buijsch RA, Christiaans MH, Stolk LM, de Vries JE, Cheung CY, Undre NA, et al. Tacrolimus pharmacokinetics and pharmacogenetics: influence of adenosine triphosphate-binding cassette B1 (ABCB1) and cytochrome (CYP) 3A polymorphisms. Fundam Clin Pharmacol 2007;21(4):427-35. [Pubmed]
    [43]
    Fredericks S, Moreton M, Reboux S, Carter ND, Goldberg L, Holt DW, et al. Multidrug resistance gene-1 (MDR-1) haplotypes have a minor influence on tacrolimus dose requirements. Transplantation 2006;82(5):705-8. [Pubmed]
    [44]
    Ciftci HS, Ayna TK, Caliskan YK, Guney I, Bakkaloglu H, Nane I et al. Effect of MDR1 polymorphisms on the blood concentrations of tacrolimus in Turkish renal transplant patients. Transplant Proc 2013;45(3):895-900. [Pubmed]
    [45]
    Naesens M, Lerut E, de Jonge H, Van Damme B, Vanrenterghem Y, Kuypers DR. Donor age and renal P-glycoprotein expression associate with chronic histological damage in renal allografts. J Am Soc Nephrol 2009;20(11):2468-80. [Pubmed]
    [46]
    Wang P, Mao Y, Razo J, Zhou X, Wong ST, Patel S, et al. Using genetic and clinical factors to predict tacrolimus dose in renal transplant recipients. Pharmacogenomics 2010;11(10):1389-402. [Pubmed]
    [47]
    Passey C, Birnbaum AK, Brundage RC, Schladt DP, Oetting WS, Leduc RE, et al. Validation of tacrolimus equation to predict troughs using genetic and clinical factors. Pharmacogenomics 2012;13(10):1141-7. [Pubmed]
    [48]
    Thervet E, Loriot MA, Barbier S, Buchler M, Ficheux M, Choukroun G, et al. Optimization of initial tacrolimus dose using pharmacogenetic testing. Clin Pharmacol Ther 2010;87(6):721-6. [Pubmed]
    [49]
    van Gelder T, Hesselink DA. Dosing tacrolimus based on CYP3A5 genotype: will it improve clinical outcome? Clin Pharmacol Ther 2010;87(6):640-1. [Pubmed]
    Idiomas
    Nefrología

    Suscríbase a la newsletter

    Opciones de artículo
    Herramientas
    es en

    ¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

    Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

    es en
    Política de cookies Cookies policy
    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.