Información de la revista
Vol. 25. Núm. 2.Abril 2005
Páginas 0-212
Compartir
Compartir
Más opciones de artículo
Vol. 25. Núm. 2.Abril 2005
Páginas 0-212
Acceso a texto completo
Monitorización de la dosis de ciclosporina en trasplante renal: C2 versus C0
Visitas
...
R. Marcén, J. J. Villafruela
Información del artículo
Texto completo
Estadísticas
Texto completo
NEFROLOGÍA. Vol. XXV. Número 2. 2005 Monitorización de la dosis de ciclosporina en trasplante renal: C2 versus C0 R. Marcén y J. J. Villafruela Servicio de Nefrología. Hospital Ramón y Cajal. Facultad de Medicina. Universidad de Alcalá de Henares. Madrid. INTRODUCCIÓN La ciclosporina (CsA) ha desempeñado un papel relevante en la inmunosupresión en el trasplante de órganos sólidos en los últimos 20 años, sin embargo la forma de ajuste de la dosis en función de los niveles sanguíneos de la droga es todavía objeto de debate. Su utilización a comienzo de los años 80 en su formulación clásica, solución oleosa, supuso un descenso de la incidencia del rechazo agudo en los primeros meses 1, 2 y una mejoría a corto plazo de la supervivencia del injerto y del enfermo con trasplante renal 3, así como del trasplante de corazón, hígado y páncreas. Al principio se administró en dosis fijas, pero pronto se objetivaron dificultades en los enfermos con trasplante renal en distinguir rechazo y nefrotoxicidad por lo que se comenzaron a monitorizar los niveles terapéuticos del fármaco 4-6. Esto consiste en medir los niveles de CsA en sangre inmediatamente antes de la administración de la dosis (predosis) y ajustar ésta a los rangos de concentración definidos previamente, basados en observaciones clínicas 6, 7. Aunque la monitorización mejoró algo los problemas ocasionados por la administración de dosis fijas, pronto se pudo apreciar que la absorción de la CsA era muy variable en un mismo individuo y el margen terapéutico era muy estrecho lo que determinaba la aparición frecuente de efectos adversos, de los que la nefrotoxicidad era uno de los más importantes 7, 8. A mitad de los noventa, se pudo disponer de una nueva formulación del fármaco, ciclosporina en microemulsión (Neoral), que sustituyó a la formulación clásica 9. En voluntarios sanos se observó que esta nueva formulación soluble en fluidos acuosos no necesitaba los enzimas biliares o las secreciones del intestino delgado para su absorción y ésta no se influenciaba por los alimentos por lo que aumentaba la biodisponibilidad con la administración oral 10. En terapia de mantenimiento, la conversión de una formulación a otra se realizó haciendo equivalente 1 mg de solución a 1 mg de microemulsión 11, 12. Los resultados farmacocinéticos de la reconversión de la presentación clásica a la microemulsión en los enfermos con trasplante funcionante mostraron un aumento en torno al 30-50% de la exposición al fármaco medida mediante el área bajo la curva concentración-tiempo (AUC0-12), un aumento de la concentración máxima superior al 50% y un acortamiento del tiempo para alcanzar esta concentración máxima, mientras que no había diferencia en los niveles valle 13-15. En el trasplante de novo, la ciclosporina en microemulsión produjo un descenso en la incidencia de rechazo y una similar supervivencia del injerto y enfermo que la formulación clásica 16, 17. Los estudios farmacocinéticos de la nueva formulación dieron unos resultados similares a los observados en enfermos en mantenimiento, aumento de la absorción, reducción del tiempo para alcanzar las concentraciones máximas y mejor reproductibilidad intrapaciente de los niveles sanguíneos 16, 18. MONITORIZACIÓN DE LA DOSIS DE CSA Monitorización de la CsA mediante los niveles C-0 Tanto para la formulación clásica como para la microemulsión, el ajuste de la dosis en la práctica clínica se ha realizado según los niveles valle sanguíneos (C-0), debido a que se creía que era el valor más reproductible y menos afectado por la absorción y distribución del fármaco 8. Para la formulación clásica el rango terapéutico de CsA en suero medido mediante RIA se estableció en el inmediato postrasplante en 100-250 ng/mI y de 300-800 ng/mI en sangre total con reducción después de los 60 días a 75-150 ng/mI y 200-600 ng/mI, con una nueva reducción a partir de los 6 meses a 50-100 ng/mI y 150-400 ng/ml respectivamente 6, 19. La utilidad de los niveles C-0 en la predicción de la incidencia del rechazo, nefrotoxicidad y evolución del injerto ha sido controvertida. Algunos autores no encontraron asociación entre niveles y la presencia o no de rechazo o nefrotoxici- Correspondencia: Dr. Roberto Marcén Servicio de Nefrología Hospital Ramón y Cajal Ctra. Colmenar Viejo, km. 9,1 28034 Madrid E-mail: rmarcen.hrc@salud.madrid.org 106 MONITORIZACIÓN DE CICLOSPORINA dad 20, mientras que otros observaron una asociación entre niveles bajos y rechazo agudo y nefrotoxicidad y niveles elevados 19, 21, 22. En estudios más recientes, Nankivel y cols.23 en enfermos en triple terapia no encontraron relación entre los niveles de CsA medidos por RIA con un anticuerpo monoclonal específico (100-400 ng/ml) con la incidencia de rechazo agudo o nefrotoxicidad en los primeros 100 días postrasplante. Otros autores han estudiado la influencia de la variabilidad de los niveles C-0 en la evolución del injerto. Inoue y cols.24 en un grupo reducido de enfermos observaron que fluctuaciones importantes en los niveles C-0 en el primer mes postrasplante se asociaron con una mayor incidencia de rechazo agudo, con niveles más elevados de creatinina y con un descenso de la supervivencia del injerto. Savoldi y cols.25 describieron que la variabilidad intrapaciente > 31% en los niveles C-0 a partir de los 6 meses era un importante factor de riesgo de pérdida del injerto. Sustentaban estos hallazgos los de Kahan y cols. 2000 26 que en 204 enfermos en doble terapia, seguidos durante 5 años, la aparición de rechazo crónico diagnosticado por biopsia se asoció con un coeficiente de variación > 36% para C-0. Por su parte, Waiser y cols.27 estudiaron 381 enfermos y concluyeron que tanto la variabilidad intraindividual como la media de los niveles C-0 de CsA influenciaban la evolución a largo plazo del injerto renal. Finalmente, Stoves y cols.28 en un estudio caso-control, encontraron que la variabilidad de C-0 era un factor de riesgo de nefropatía crónica del injerto. El área bajo la curva concentración-tiempo de 12 horas (AUC0-12) es una medida mejor que C-0 de la exposición sistémica al fármaco 29. Algunos autores observaron una relación mejor de la AUC0-12 con la incidencia de rechazo agudo 30, 31 y con la evolución del injerto que los niveles C-0. También se describió que la variabilidad intraindividual en la absorción del fármaco medido por el coeficiente de variación del AUC (AUCav) se asociaba con un mayor riesgo de rechazo crónico 26, 27. Como se ha dicho previamente, la CsA en microemulsión mejora la biodisponibilidad de la CsA y las mediciones de exposición al fármaco son más estables que con la formulación previa 32,33. Como en el caso de la solución oleosa el área bajo la curva concentración tiempo de 12 horas sería la mejor medida de la exposición. Pero se siguieron utilizando en su monitorización los niveles C-0 en rangos similares a los recomendados para la CsA en solución oleosa 16. A pesar de una mejor correlación de C-0 con AUC0-12 con esta nueva formulación, los niveles C-0 tampoco parecen ser un buen índice de la exposición a la CsA. Debido a la poca utilidad clínica del AUC0-12 se propusieron AUC abreviadas que se realizan durante el periodo de las 3-6 primeras horas post-dosis que es el que presenta una mayor variabilidad intrapaciente 32-36 con resultados más consistentes que los obtenidos con la CsA en su formulación clásica 33. Existen datos que relacionan la biodisponibilidad de Neoral medida por AUC con la evolución del injerto. Mahalati y cols. 1999 37 han observado una correspondencia entre el área bajo la curva en los primeros días y la aparición de rechazo agudo o nefrotoxicidad y recomiendan unos valores de AUC (0-12) o el AUC (0-4) entre 9.50011.500 ó 4.400-5.500 µg.h/L respectivamente para proporcionar una inmunosupresión adecuada. Estos hallazgos fueron confirmados en un estudio prospectivo posterior de los mismos autores 38. Pero la monitorización de la dosis de ciclosporina mediante AUC requiere varias extracciones de sangre a lo largo de 4 a 12 horas por lo que el procedimiento no es útil en la práctica clínica. A pesar de objetivarse asociaciones entre variaciones en los niveles C-0 y del AUC con la evolución del injerto, algunos de estos estudios concluían en la necesidad de diseñar estrategias sencillas que redujesen la variabilidad de la absorción de la CsA mediante una monitorización más precisa que fuese un mejor reflejo de la exposición al fármaco que los niveles C-0. Monitorización de la CsA mediante los niveles C-2 En la búsqueda de un parámetro que pudiera sustituir el AUC se encontró que la concentración a las dos horas de administración del fármaco (C-2) fue la que mejor predijo los valores de la AUC obtenidos en 4 horas y la C-3 los del AUC obtenidos en 12 horas 37, 39. Además este punto de concentración máxima (C-2) era el que se correspondía con el de mayor inhibición de la calcineurina in vivo 40. Otra ventaja de los niveles C-2 sería la pequeña variación existente en la concentración de C-2 comparada con C-0 en relación al método de medición utilizado, variación que además se mantiene constante en el tiempo postrasplante 41. Recientemente, un grupo de expertos (CONCERT) ha elaborado unas guías que propugnan la utilización de los niveles C-2 como forma de monitorización de la CsA, en las que se describen el método de ajuste de dosis y los rangos de C-2 a alcanzar en función del tiempo de evolución tanto para el trasplante renal como para otros órganos 42-44. Trasplante de novo La utilidad de la monitorización de la dosis de Neoral mediante C-2 se evaluó en un estudio multicén107 R. MARCÉN y J. J. VILLAFRUELA trico realizado en Canadá en enfermos en doble o triple terapia; predisona y Neoral con o sin azatioprina o micofenolato mofetilo 39. En dicho estudio además de identificarse los puntos C-3 y C-2 como aquellos que mejor se correlacionaban con el AUCO-12 y con AUC0-4, como se ha dicho previamente, se objetivó una asociación entre los valores de C-2 y la incidencia de rechazo agudo en la primera semana postrasplante y fueron los niveles de C-2 superiores a 1.500 µg/L (mRIA) los que proporcionaron la mejor inmunosupresión. Keshavamurthy y cols.45 en un pequeño grupo de enfermos observan un mayor incidencia de rechazo en aquellos que tenían niveles de C-2 por debajo del rango recomendado. Otros autores han obtenido resultados similares 46, El estudio MO2ART 47 ha confirmado de forma prospectiva los hallazgos previos en una población heterogénea en la que unos enfermos recibían triple terapia convencional (11%) y otros Neoral y prednisona asociada a micofenolato mofetilo (89%). La incidencia de rechazo diagnosticada por biopsia en los primeros 90 días postrasplante fue del 11% con unos niveles diana de C-2 de 1,6 µg/ml, sin modificarse la incidencia de efectos adversos. El International Neoral Renal Transplantation Study Group en un estudio prospectivo, randomizado y controlado en que comparan la monitorización de la CsA mediante AUC o C-0 en 204 enfermos en CsA-esteroides con inducción con basiliximab, no encuentra diferencias a 3 meses en cuanto a incidencia de rechazo, severidad del rechazo, supervivencia del injerto, niveles de creatinina y efectos adversos. Sin embargo mediante un análisis de Cox la exposición a CsA medida mediante AUC de 12 y 4 horas y los niveles C-2 mostró una fuerte asociación con la probabilidad de rechazo 48. En otro estudio prospectivo en el que se compararon C-0 y C-2 como forma de monitorización de la terapia con CsA y cuyo objetivo era la minimización del riesgo de rechazo, se concluyó que los niveles C-0 entre 300-440 ng/ml en el día 2 postrasplante son los que se asociaron con una probabilidad menor de rechazo 49. Pero estos resultados han sido cuestionado por imprecisiones en relación con el número de casos 50. Aunque es posible la superioridad de la monitorización de la dosis de CsA mediante niveles C-2 frente a C-0 puesto que es una mejor medida de la exposición al fármaco, no existen estudios prospectivos y controlados que lo demuestren de forma definitiva. Además, los rangos de C-2 recomendados no tienen en cuenta las diferentes asociaciones de la CsA con otros inmunosupresores 42, 44. En la actualidad están siendo evaluados estudios prospectivos con diferentes pautas de inmunosupresión que permitirán determinar de forma más precisa los valores diana para cada combinación y tiempo de evolución. 108 Trasplante de larga evolución Como en el caso del trasplante renal de novo, los enfermos con terapia de mantenimiento podrían beneficiarse de una monitorización más precisa de Neoral. Pero hay pocos datos acerca de la utilidad de los niveles C-2 en enfermos con más de 6-12 meses de evolución postrasplante. En relación con el trasplante de novo, la utilidad de los niveles C-2 está mucho más debatida y los niveles alrededor de 0,8 µg/ml no están establecidos de forma definitiva y según algunos autores deberían ser ajustados a la pauta de inmunosupresión utilizada 51. Barama y cols. 2001 52, en 88 enfermos en CsA con micofenolato y prednisona, observan unos niveles de C-2 más bajos en los enfermos con rechazo agudo subclínico y sugieren un rango de C2 a los 69 meses de 1.000-1.200 µg/L. Citterio y cols. 53-55 realizaron estudios farmacocinéticos a 65 enfermos, 20 con rechazo crónico y 45 enfermos con función renal estable en tratamiento con CsA. En uno de los estudios 54, los enfermos con rechazo crónico tenían unos niveles más bajos de AUCav, y de C-0 que los enfermos con función renal estable. Posteriormente analizan en el mismo grupo de enfermos el AUC012 y los niveles de C-2, ambos eran más elevados en el grupo con función renal estable que en aquellos con rechazo crónico, sin existir diferencias entre la dosis de CsA entre los grupos. Los autores concluyen que la aparición de rechazo crónico se debe a una reducción de la exposición a CsA y establecen unos niveles de C-2 para prevenir esta complicación 55 y estiman que la probabilidad de no desarrollar rechazo crónico es de 50% para C2 por debajo de 960, 90% para C-2 entre 960 y 1.322, y 85% para C-2 por encima de 1.322 µg/L 53. Sin embargo los niveles más bajos de C-0, C2 y AUCO-12 podrían deberse a una reducción de la dosis de CsA por deterioro de la función del injerto y no ser la causa del rechazo crónico. Otros autores no han encontrado relación entre niveles C-2 y rechazo crónico 56 En un estudio transversal en 1.447 enfermos en triple terapia, Midtvedt y cols. 57 observan que los enfermos con rechazo crónico tenían unos niveles más bajos de C-2 que aquellos sin rechazo crónico. La mejor función renal la presentaban aquellos enfermos con C-2 entre 700-800 y los enfermos con C-0 dentro del rango terapéutico (75-125 µg/L) en los que existía una correlación entre C2 y la creatinina sérica. Cole y cols. 58 en 175 enfermos con diferentes pautas de inmunosupresores asociados a Neoral observaron que alrededor del 50% de los enfermos estaban inmunodeprimidos en exceso y que esta situación no se detectaba mediante C-0. El descenso de la dosis de CsA para ajustar los niveles de MONITORIZACIÓN DE CICLOSPORINA C-2 a 0,8 µg/ml produjo una mejoría de la función del injerto y la reducción de la tensión arterial y de los lípidos en algunos enfermos pero en un porcentaje similar estos parámetros no se modificaron. Hay que destacar que alrededor del 25% de los enfermos tenían niveles de C-2 por debajo de rango ( < 0,8 µg/ml) y mostraron una función renal estable durante los 15 meses de seguimiento. Por lo que los autores consideran que los niveles diana de C-2 pueden estar por debajo de 0,8 µg/ml sin que sean deletéreos para el injerto. Einecke y cols.59 estudian 127 enfermos con un seguimiento medio de 13 meses, no observaron diferencias en los niveles de C-0 y C2 en los enfermos con rechazo y con nefrotoxicidad, ambas determinaciones C-0 y C-2 cuando se realizaron repetidamente mostraron una gran variabilidad intrapaciente y recomiendan concentraciones de C2 entre 500 y 600 ng/ml. En un estudio prospectivo realizado en 171 enfermos en el Hospital Ramón y Cajal 60, los niveles de C-2 no se relacionaron con la situación clínica y la mayoría de los enfermos en situación clínica estable tenían unos niveles de C-2 por debajo de los recomendados. Solamente hay un estudio prospectivo con un seguimiento de 3 años en el que la dosis de CsA se ajustó para conseguir una C-2 de 800 ng/ml 61. Los niveles de C-2 fueron el factor predictivo más importante de deterioro de función renal (incremento de la creatinina de 0,5 mg/dl) y los niveles por encima de 661 ng/ml se asociaron con una mejor función y una menor incidencia de nefropatía crónica del trasplante. Si bien en las conclusiones del estudio se establece la utilidad de la monitorización mediante C-2 y los niveles que deben mantenerse, éste tiene bastantes limitaciones. No se detalla la situación de los enfermos al comienzo del estudio, no se analizan los niveles de C-2 en función de la combinación de inmunosupresores (CsA-Pred vs CsAMMF), siendo el objetivo del estudio el ajuste de dosis de CsA a unos niveles de C-2 de 800 ng/dl, se aumentó la dosis en un 22,5% y solamente el 2530% de los enfermos tuvieron unos niveles medios a lo largo del estudio cercanos a los niveles diana. Tampoco se detalla la evolución, por ejemplo anual, de la función renal, dosis y niveles de C-2 para conocer las relaciones entre variaciones de dosis y niveles de CsA y función renal, así como el porcentaje de enfermos que al final del estudio habían conseguido el objetivo terapéutico. Entre las posibles ventajas de la monitorización mediante C-2 estaría la detección de un porcentaje variable, o en algunos casos muy elevado de enfermos inmunodeprimidos en exceso como muestran la mayoría de los estudios realizados en enfermos con trasplante renal de larga evolución (tabla I), que no se Tabla I. Prevalencia de inmunosupresión excesiva según niveles de C-2 en receptores de trasplante renal en terapia de mantenimiento Autor Flores y cols. 2002 63 Cole y cols. 2003 58 Belitsky y cols. 2002 62 Midtvedt y cols. 2003 57 Marcén y cols. 2003 60 Nº enfermos 50 203 179 1.038 161 % enfermos con C2 > 800 ng/ml 69 49 40 29 27 detectaban mediante C-0 58-63. No obstante, en la actualidad se desconocen los efectos a largo plazo de esta excesiva inmunosupresión. Otra ventaja sería la mayor precisión y menor variabilidad de los niveles C-2 respecto C-0 que observan algunos autores 65, 66, pero este hallazgo no siempre ha sido confirmado 60. También parece que en algunos enfermos el ajuste de la dosis de CsA según los niveles C-2 mejora algunos parámetros clínicos 58 aunque no está establecida de forma definitiva la correlación entre los niveles C-2 y situación clínica del enfermo 60, 64, 67, 68. Según algunos trabajos sería posible descender los niveles diana de C-2 puesto que un número importante de enfermos con niveles por debajo de los recomendados (tabla II) mantiene función renal estable 44, 58-60. No obstante son necesarios estudios prospectivos que estudien la evolución del injerto con diferentes rangos de niveles C-2 en función del tratamiento inmunosupresor. A este respecto, en el análisis de un grupo de 142 enfermos seguidos durante un año en el Hospital Ramón y Cajal que se clasificaron según la pauta de inmunosupresión se observó que en los enfermos con función renal estable los niveles de C-2 estaban por debajo de 850 ng/ml en el 82% de los casos en tratamiento con CsA-prednisona y en el 100% de los casos en tratamiento con triple terapia 69. Este hecho viene avalado por la observación de la inhibición de la calcineurina y de la síntesis de IL-2 con niveles C2 entre 388 y 497 µg/L 70. Tabla II. Niveles de C-2 recomendados en receptores de trasplante renal en terapia de mantenimiento Autor Barama y cols. 2001 52 Citterio y cols. 1998 53 Midtvedt y cols. 2003 57 DiPaolo y cols. 2004 61 Einecke y cols. 2004 59 Nº enfermos 88 65 1.038 188 127 Niveles C-2 1.100-1.200 ng/ml 960-1.322 ng/ml 700-800 ng/ml > 661 ng/ml 500-600 ng/ml 109 R. MARCÉN y J. J. VILLAFRUELA CONCLUSIONES La monitorización de la dosis de CsA no está resuelta de forma definitiva. La utilización de los niveles de C-2 plantean dificultades a la hora de su realización y es necesario el control de la hora de la toma de la dosis de CsA y de la extracción sanguínea. Además los niveles diana no han sido definidos teniendo en cuenta la pauta de inmunosupresión utilizada. Es de esperar que la publicación de los resultados de los nuevos ensayos de combinación de CsA con MMF, everolimus, FTY720 nos lo puedan aclarar. En el trasplante de novo, la utilización de los niveles C-2 han permitido descender la incidencia de rechazo pero no hay suficientes estudios prospectivos, controlados que los comparen con los niveles C-0 que lo demuestren fehacientemente. Por otra parte es posible que sea necesaria la redefinición de los niveles C-0. En los enfermos en terapia de mantenimiento, los estudios reseñados previamente no muestran una superioridad clara de la monitorización de la dosis de CsA mediante C-2. Su utilización ha permitido identificar un número variable de enfermos que estaban inmunosuprimidos en exceso pero el ajuste de la dosis ha deparado resultados modestos y solamente en algún estudio. No se ha encontrado relación entre los niveles de C-2 y la situación clínica del enfermo. Los niveles a alcanzar no están bien definidos ya que la mayoría de autores encuentra enfermos en situación clínica estable con niveles muy por debajo de los recomendados. BIBLIOGRAFÍA 1. Calne RY, Eolles K, White DJG, Thiru S, Evans D13, McMaster H, Dunn DC, Craddock GN, Henderson RG, Aziz S, Lewis P: Cyclosporin A initially as the only immunosuppressant in 34 recipients of cadaveric organs; 32 kidneys, 2 pancreases, and 2 livers. Lancet 2: 1033-1036, 1979. 2. Najarian JS, Strand M, Fryd DS, Ferguson RM, Simmons RL, Ascher NL, Sutherland DER: Comparison of cyclosporine versus azathioprine-antilymphocyte globulin in renal transplantation. Transplant Proc 15(SupI. 1): 2463-2468, 1983. 3. Kahan BD, Van Buren CT, Flehner SM, Payne WD, Boileau M, Kerman RH: Cyclosporine immunosuppression mitigates immunologic risk factors in renal allotransplantation. Transplant Proc 15(SupI. 1): 2469-2478, 1983. 4. Keown PA, Stiller CR, Ulan RA, Sinclair NR, Wall WJ, Carruthers G, Howsen W: Immunological and pharmacological monitoring in the clinical use of cyclosporin A. Lancet 1: 686-689, 1981. 5. Irschik E, Tilg H, Niederwicser D, Gastl G, Huber Ch, Margreiter R: Cyclosporin blood levels do correlate with clinical complications. Lancet 2: 692-693, 1984. 6. Kahan BD: Individualization of cyclosporine therapy using pharmacokinetic and pharmacodynamic parameters. Transplantation 40: 457-476, 1985. 7. Kahan BD, Grevel J: Optimization of cyclosporine therapy in renal transplantation by a pharmacokinetic strategy. Transplantation 46: 631-644, 1988. 8. Kahan BD: Cyclosporine. N Engl J Med 321: 1725-1738, 1989. 9. Vonderscher J, Meinzer A: Rationale for the development of Sandimmune Neoral. Transplant Proc 26: 2925-2927, 1994. 10. Holt DW, Mueller EA, Kovarik JM, Van Bree JB, Kutz K: The pharmacokinetics of Sandimmun Neoral: a new oral formulation of cyclosporine. Transplant Proc 26: 2935-2939, 1994. 11. Frei U, Taesch S, Niese D for the ISNSG: Use of Sandimmun Neoral in renal transplant patients. Transplant Proc 26: 29282931, 1994. 12. Neumayer H-H, Färber L, Haller P, Kohnen R, Maibücher A, Schuster A, Vollmar J, Budde K, Waiser J, Luft FC: Substitution of conventional cyclosporin with a new microemulsion formulation in renal transplant patients: results after 1 year. Nephrol Dial Transplant 11: 165-172, 1996. 13. Kovarik JM, Mueller EA, Van Bree JB, Flückiger SS, Lange H, Schmidt B, Boesken WH, Lison AE, Kutz K: Cyclosporine pharmacokinetics and variability from a microemulsion formulation-a multicenter investigation in kidney transplant patients. Transplantation 58: 658-663, 1994. 14. Kahan BD, Dunn J, Van Buren D, Wombolt D, Pollak R, Carson R, Alexander JW, Chang C, Choc M, Wong R: The Neoral formulation: improved correlation between cyclosporine trough levels and exposure in stable renal transplant recipients. Transplant Proc 26: 2940-2943, 1994. 15. Keown P, Landsberg D, Halloran P, Shoker A, Rush D, Jeffers J, Russell D, Stiller C, Muirhead N, Cole E, Zaltzman J, Loerstscher R, Daloze P, Dandavino R, Boucher A, Hands P, Lawen J, Belinsky P, Parfrey P: Report of the Canadian Neoral renal transplantation study group. A randomized, prospective multicenter pharmacoepidemiologic study of cyclosporine microemulsion in stable renal graft recipients. Transplantation 62: 1744-1752, 1996. 16. Keown P, Niese D, on behalf of ISNSG: Cyclosporine microemulsion increases drug exposure and reduces acute rejection without incremental toxicity in the novo renal transplantation. Kidney Int 54: 938-944, 1998. 17. Pollard SG, Lear PA, Ready AR, Moore RH, Johnson RWG on behalf of the UKNRSG: Comparison of microemulsion and conventional formulations of cyclosporine A in preventing acute rejection in the novo kidney transplant patients. Transplantation 68: 1325-1331, 1999. 18. Barone G, Chang CT, Choc NIG, Klein JB, Marsh CL, Meligeni JA, Min DI, Pescovitz MD, Pollak R, Pruett TL, Stinson JB, Thompson JS, Vasquez E, Waid T, Wombolt DG, Wong RL: The pharmacokinetics of a microemulsion formulation of cyclosporine in primary renal allograft recipients. Transplantation 61: 875-880, 1996. 19. Holt DW, Marsden JT, Johnston A, Bewick M, Taube DH: Blood cyclosporin concentrations and renal allograft dysfunction. BMJ 293: 1057-1059, 1986. 20. Ubhi CS, Woodhouse L, Guillou PJ, Giles GR: Is there a therapeutic range for monitoring plasma cyclosporin in renal allograft recipients? Nephrol Dial Transplant 3: 814-819, 1988. 21. Lindholm A, Lundgren G, Fehrman I, Weibull H, Brynger H, Frödin L, Flatmark A: Influence of early cyclosporine dosage and plasma and whole blood levels on acute rejections in cadaveric renal allograft recipients. Transplant Proc 20: 444446, 1988. 22. Lindholm A, Kahan BD: Influence of cyclosporine pharmacokinetics, trough concentrations, and AUC monitoring on outcome after kidney transplantation. Clin Pharmacol Ther 54: 205-218, 1993. 110 MONITORIZACIÓN DE CICLOSPORINA 23. Nankivel BJ, Hibbins M, Chapman JR: Diagnostic utility of whole blood cyclosporine measuremens in renal transplantation using triple therapy. Transplantation 58: 989-996, 1994. 24. Inoue S, Beck Y, Nagao T, Uchida H: Early fluctuation in cyclosporine A trough IeveIs affects long-term outcome of kidney transplants. Transplant Proc 26: 2571-2573, 1994. 25. Savoldi S, Maiorca R, Maderna M, Chiappini R, Corbetta G: Low intrapatient variability of blood cyclosporine levels is correlated with excellent graft survival. Transplant Proc 29: 288289, 1997. 26. Kahan BD, Welsh M, Urbauer DL, Mosheim MB, Beusterien KM, Wood MR, Schoenberg LP, Dicesare J, Katz SM, Van Buren, CT: Low intraindividual variability of cyclosporin A exposure reduces chronic rejection incidence and health care costs. J Am Soc Nephrol 11: 1122-1131, 2000. 27. Waiser L, Slowinski T, Bringer-Paschke A, Budde K, Schreiber M, BöhIer T, Hauser I, Neumayer H-H: Impact of the variability of cyclosporin A trough levels on long-term renal allograft function. Nephrol Dial Transplant 17: 1310-1317, 2002. 28. Stoves J, Newstead CG: Variability of cyclosporine exposure and its relevance to chronic allograft nephropathy: a casecontrol study. Transplantation 74: 1794-1797, 2002. 29. Grevel J, Welsh MS, Kahan BD: Cyclosporine monitoring in renal transplantation: area under the curve monitoring is superior to trough-level monitoring. Ther Drug Monit 11: 246248, 1989. 30. Kasiske BL, Heim-Duthoy K, Rao KV, Awn WM: The relationship between cyclosporine pharmacokinetic parameters and subsequent acute rejection in renal transplant recipients. Transplantation 46: 716-722, 1988. 31. Bowles MJ, Waters JB, Lechler RI, Williams G: Do cyclosporin profiles provide useful information in the management of renal transplant patients? Nephrol Dial Transplant 11: 1597-1602, 1996. 32. Kahan BD, Durin J, Fitts C, Van Buren D, Wombolt D, Pollak R, Carson R, Alexander JW, Choc M, Wong R, Hwang DS: Reduced inter- and intrasubject variability in cyclosporine pharmacokinetics in renal transplant recipients treated with a microemulsion formulation in conjunction with fasting, low-fat meals, or high-fat meals. Transplantation 59: 505-511, 1995. 33. Primmett DNR, Levine M, Kovarik JM, Mueller EA, Keown PA: Cyclosporine monitoring in patients with renal transplants: two- or three-point methods that estimate area under the curve are superior to trough levels in predicting drug exposure. Ther Drug Monit 20: 276-283, 1998. 34. Gaspari F, Perico N, Caruso R, Remuzzi G: Optimization of cyclosporine therapy in the Neoral era: abbreviated AUC, single blood sampling? Transplant Proc 33: 3117-3119, 2001. 35. Johnston A, David OJ, Cooney GF: Pharmacokinetic validation of Neoral absorption profiling. Transplant Proc 32 (Supl. 3A): 53S-56S, 2000. 36. Weber LT, Shipkova M, Armstrong VW, Mehls O, Oellerich M, Tönshoff B and the German study group pediatric renal transplantation: C2 monitoring and absorption profiling of cyclosporine for optimization of immunosuppressive therapy in pediatric renal transplant recipients. Transplant Proc 35: 2128-2130, 2003. 37. Mahalati K, Belitski P, Sketris I, West K, Partek: Neoral monitoring by simplified sparse sampling area under the concentration time-curve. Transplantation 68: 55-62, 1999. 38. Mahalati K, Belitski P, West K, Kiberd B, Fraser A, Sketris I, Macdonald AS, Mcalister V, Lawen L: Approaching the therapeutic window for cyclosporine in kidney transplantation: a prospective study. J Am Soc Nephrol 12: 828-833, 2001. 39. Canadian Neoral Renal Transplantation Study Group: Absorption profiling of cyclosporine microemulsion (Neoral) during the first 2 weeks after renal transplantation. Transplantation 72: 1024-1032, 2001. 40. Halloran PF, Helms LMH, Kung L, Noujaim J: The temporal profile of calcineurine inhibition by cyclosporine in vivo. Transplantation 68: 1356-1361, 1998. 41. Johnston A, Chusney G, Schtitz E, Oellerich M, Lee TD, Holt DW: Monitoring cyclosporin in blood: between-assay differences at trough and 2 hours post-dose. Ther Drug Monit 25: 167-173, 2003. 42. Nashan B, Cole E, Levy G, Thervet E: Clinical validation, studies of Neoral C2 monitoring: a review. Transplantation 73: S3-S11, 2002. 43. Levy G, Thervet E, Lake J, Uchida K, on behalf of the CONCERT group: Patient management by Neoral C2 monitoring: an international consensus statement. Transplantation 73: S12-S18, 2002. 44. Cole E, Midtvedt K, Johnston A, Pattison J, O'Grady C: Recommendations for the implementation of Neoral C2 monitoring in clinical practice. Transplantation 73: S19-S22, 2002. 45. Keshavamurthy M, AI Ahmadi I, Raza SM, Baynton R, AI Meshari K, Shaibani K: Single center study utilizing C2 level as monitoring tool in de novo renal transplant recipients treated with Neoral. Transplant Proc 33: 3112-3114, 2001. 46. Morris RG, Russ GR, Cervelli MJ, Juneja R, McDonald SP, Mthew TH: Comparison of though, 2 hour, and limited AUC blood sampling for monitoring cyclosporin (Neoral) at day 7 postrenal transplantation and incidence of rejection in the first month. Ther Drug Monit 24: 479-486, 2002. 47. Thervet E, Pfeffer P, Scolari MP y cols.: Clinical outcomes during the first three months postransplant in renal allograft recipients managed by C2 monitoring of cyclosporine microemulsion. Transplantation 76: 903-908, 2003. 48. International Neoral Renal Transplantation Study Group: Cyclosporine microemulsion (Neoral) absorption profiling and sparse-sample predictors during the first 3 months after transplantation. Am J Transplant 2: 148-156, 2002. 49. Perico N, Ruggenenti P, Gotti E y cols.: In renal transplantation blood cyclosporine levels soon after surgery act as a major determinant of rejection: insights from the MISS trial. Kidney Int 65: 1084-1090, 2004. 50. Midtvedt K: Is C0 better than C2 as a determinant of rejection in renal transplant recipients? Kidney Int 66: 869, 2004. 51. Oellerich M, Armstrong VW: Two-hour cyclosporine concentration determination: an appropiate tool to monitor. Neoral therapy. Ther Drug Monit 24: 40-46, 2002. 52. Barama A, Gough J, McKenna R y cols.: Correlation between cyclosporin pharmacokinetics parameters and histological findings in protocol biopsies. Proceedings 2001: a transplant Odyssey 1098A, 2001. 53. Citterio F, Torricelli P, Serino F y cols.: Low exposure to cyclosporine is a risk factor for the occurrence of chronic rejection after kidney transplantation. Transplant Proc 30: 1688-1690, 1998. 54. Citterio F, Scatá MC, Borzi MT, Pozzetto U, Castagneto M: C2 single-point sampling to evaluate cyclosporine exposure in long-term renal transplant recipients. Transplant Proc 33: 3133-3136, 2001. 55. Citterio F, Scara M, Borzi M y cols.: Comparison of cyclosporin two-huor post dose levels (C2) versus though blood levels (C0) in long-term renal transplant recipients. Proceedings 10th Congress of the European Society for Organ Transplantation 159-659, 2001. 56. Díaz JM, Sainz Z, Guirado LL y cols.: Assessment of cyclosporine therapeutic monitoring with C2 concentrations in stable renal allograft recipients. Transplant Proc 35: 1783-1784, 2001. 111 R. MARCÉN y J. J. VILLAFRUELA 57. Midtvedt K, Fauchald P, Bergan S y cols.: C2 monitoring in maintenance renal transplant recipients; is it worthwhile? Transplantation 76: 1236-1238, 2003. 58. Cole E, Maham N, Cardella C y cols.: Clinical benefits of Neoral C2 monitoring in the longterm management of renal transplant recipients. Transplantation 75: 2086-2090, 2003. 59. Einecke G, Mai I, Fritsche L, Slowinski T, Waiser J, Neumayer H-H, Budde K: The value of C2 monitoring in stable renal allograft recipients on maintenance immunosuppression. Nephrol Dial Transplant 19: 215-222, 2004. 60. Marcén R, Pascual J, Tato A, Villafruela JJ, Teruel JL, Rivera ME, Tenorio M, Fernández M, Burgos FJ, Ortuño J: Comparison of C0 and C2 cyclosporine monitoring in long-term renal transplant recipients. Transplant Proc 35: 1780-1782, 2003. 61. Di Paolo S, Teutónico A, Schena A, Infante B, Stallone G, Grandaliano G, Ditono P, Battaglia M Schena FP: Conversión to C2 monitoring of cyclosporine A exposure in maintenance kidney transplant recipients: results at 3 years. Am J Kidney Dis 44: 886-892, 2004. 62. Belinsky P, Sitland T, Kiberd B, Lawen J, Fraser A, Hersey D: Beneficial effects of adopting C2 monitoring in CyA ME treated maintenance kidney transplant recipients monitored by Co (Abstract). Transplantation 74: 58, 2002. 63. Flores C, Trillo C, Baamonde A, Seguin CA: C-2 monitoring of cyclosporine (Neoral) in peruvian stable kidney transplant recipients (Abstract). Transplantation 74: 474, 2002. 64. Higgins RM, Hernon M, Lam FT, Kashi SH: Excessive cyclosporin exposure, assessed by C2 monitoring (Abstract). Transplantation 74: 475, 2002. 65. Chueh S-S, Liao C-H, Chang C-J, Lai M-K: Feasibility of changing therapeutic cyclosporine monitoring from C0 to C2 in stable renal recipients: narrower coefficient of variation with C2 monitoring. Transplant Proc 33: 3100-3101, 2001. 66. Einecke G, Mai I, Dickmann F y cols.: Optimizing neoral therapeutic drug monitoring with cyclosporine, trough (C0) and C2 concentrations in stable allograft recipients. Transplant Proc 33: 3102-3103, 2001. 67. Lukaschek J, Hofmann J, Aerne D, Abühl P, Kistler T, Knoflach A, Pei P, Binswanger U: Neoral drug monitoring in stable kidney allotransplant recipients: C0 vs C2. Transplant Proc 33: 3104-3105, 2001. 68. Braun F, Armstrong VW, Lorf T, Canelo R, Arnt C, Oellerich M, Ringe B: Comparison of trough level C2 cyclosporine blood concentration monitoring in outpatient kidney transplant recipients. Transplant Proc 33: 3108-3109, 2001. 69. Marcén R, Villafruela JJ, Pascual J, Teruel JL, Ocaña J, Tenorio MT, Burgos FJ, Ortuño J: Clinical outcomes and C2 cyclosporine monitoring in maintenance renal transplant recipients. One year follow-up study. Nephrol Dial Transplant (en prensa). 70. Brunet M, Millán O, Jiménez O, Campistol JM, Vidal E, Oppenheimer F, Fortuna V, Martorell J: New concepts in cyclosporine, pharmacokinetic and dynamic monitoring: the impact of concomitant immunosuppression on target C2 concentrations. Transplant Proc 36 (Supl. 2S): 437S-441S, 2004. 112
Idiomas
Nefrología

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?